¿Se puede almacenar información en tu ropa sin necesidad de electrónica?

Gracias al uso del hilo conductor en prendas y accesorios de vestir, informáticos de la UW han conseguido almacenar datos sin necesidad de electrónica.

Tech, Trending  /   /  By Angie

Desbloquear el teléfono con la huella dactilar ya parece algo del siglo pasado.

 

Si bien hace unas semanas lanzamos la noticia de que el latido de nuestros corazones podría ser la nueva contraseña de nuestros smartphones, un equipo de desarrolladores de la Universidad de Washington ha creado un nuevo tejido inteligente que podría allanar el camino para las prendas de ropa que almacenan contraseñas invisibles y son capaces de abrir las puertas de la oficina o de casa.

 

Estas telas y accesorios de moda pueden almacenar datos, desde códigos de seguridad a etiquetas de identificación, sin necesidad de ningún sistema electrónico o sensor incorporado.

 

Aprovechando las propiedades magnéticas previamente inexploradas del hilo conductor, los datos se pueden leer utilizando un instrumento integrado en los smartphones para habilitar las aplicaciones de navegación.

 

 

“Este es un diseño completamente libre de electrónica, lo que significa que puede planchar el tejido inteligente o ponerlo en la lavadora y secadora”, dijo el autor principal Shyam Gollakota, profesor asociado en la Escuela de Ciencias e Ingeniería de Computación Paul G. Allen. “Puedes pensar en el tejido como un disco duro: en realidad estás haciendo este almacenamiento de datos en la ropa que llevas puesta”.

 

Toda la información sin cables

Hoy día, se combina el hilo conductor con otro tipo de componentes electrónicos, para crear trajes, peluches inteligentes o accesorios que se iluminan o comunican. La novedad de este equipo de la UW, es que se dieron cuenta de que este hilo conductor tiene propiedades magnéticas que pueden manipularse para almacenar datos digitales o información visual, como letras o números.

 

Estos datos se pueden leer con un magnetómetro (instrumento que mide la dirección y fuerza de los campos magnéticos que está integrado en la mayoría de los smartphones).

 

“Estamos usando algo que ya existe en un teléfono inteligente y casi no utiliza energía, por lo que el costo de leer este tipo de datos es insignificante”, dijo Gollakota. En un ejemplo, almacenaron el código de acceso en una cerradura electrónica de la puerta en un parche de tela conductora cosida a un puño de la camisa. Abrieron la puerta moviendo el brazalete frente a una serie de magnetómetros.

 

Crearon accesorios como corbatas, cinturones o collares y decodificaron los datos deslizando un smartphone a través de ellos.

 

Para la creación de las prendas usaron hilo conductor convencional para bordar las telas, cuyos polos magnéticos comienzan en un orden aleatorio. Al frotar el imán contra la tela, los creadores pudieron alinear físicamente los polos en una dirección positiva o negativa (algo parecido a loas 1 y 0 de los datos digitales).

 

Del mismo modo que las tarjetas magnéticas de los hoteles, la fuerza de la señal magnética se debilitan en aproximadamente un 30% tras una semana de uso, pero la tela puede volver a magnetizarse y reprogramarse varias veces. Eso sí, la tela es capaz de retener los datos incluso después de haber sido lavada a máquina, secada y planchada a temperaturas de hasta 320º Fahrenheit.

 

Este nuevo descubrimiento es muy útil si se compara con otras prendas inteligentes que todavía requieren de componentes electrónicos y sensores para funcionar. ¿Qué pasa si te pilla la lluvia u olvidas desconectar los componentes electrónicos antes de echarlos a lavar?

 

Sin necesidad de tener el teléfono en la mano

Además, la tela magnetizada puede usarse para interactuar con un smartphone mientras está en el bolsillo. Gracias a un guante con tela conductiva cosida en las yemas de los dedos, mediante unos gestos específicos, el smartphone puede reproducir música o realizar acciones específicas.

 

“Con este sistema, podemos interactuar fácilmente con dispositivos inteligentes sin tener que sacarlo constantemente de nuestros bolsillos”, dijo el autor principal, Justin Chan, un estudiante de doctorado de la Escuela Allen.

 

Crédito: Dennis Wise / Universidad de Washington

 

En las pruebas del equipo, el teléfono pudo reconocer seis gestos: desplazamiento hacia la izquierda, hacia la derecha, deslizar hacia arriba, deslizar hacia abajo, hacer clic y hacer clic atrás, con un 90% de precisión.

 

Ahora el siguiente paso se centra en el desarrollo de textiles personalizados que generen campos magnéticos más fuertes, capaces de almacenar una mayor cantidad de datos.

 

La investigación fue financiada por la National Science Foundation, la Fundación Alfred P. Sloan y Google.

 

[Vía: Sciencebulletin.org]

Comments

comments

Sobre el autor

Posts relacionados

Powerbank de Tesla es una batería externa para smartphones, iPads o todo lo que se pueda cargar,...

Moderna Therapeutics ha dado un importante paso en sus esfuerzos por producir una vacuna contra el...

MekaMon es un robot real, de la compañía Reach Robotics, que cuenta con tecnología de realidad...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons