Los árboles urbanos pueden aumentar el nivel de ozono durante las olas de calor

Un equipo de científicos ha encontrado un efecto contraintuitivo en la vegetación en las urbes durante las olas de calor.

Ecología  /   /  By Taramona

 

Es habitual que cuanto más grande son las ciudades más espacios verdes tienen; Manhattan, Londres o Madrid son algunos ejemplos de ellas. Su objetivo es ayudar a las ciudades a ser más verdes, en sentido literal y figurativo.

 

Un equipo de científicos ha encontrado un efecto contraintuitivo en la vegetación en las urbes; durante las olas de calor pueden aumentar los niveles de contaminación del aire y la formación de ozono. El estudio aparece en la revista Environmental Science & Technology de ACS. 

 

Según investigaciones anteriores, la plantación de árboles en ciudades tiene múltiples beneficios, incluyendo el almacenamiento de carbono, control de aguas pluviales y la creación de zonas más frías y de sombra. Por estas y otras razones, en muchas ciudades del mundo se ha trabajado para fomentar esa práctica. Sin embargo, también se sabe que los árboles y otras plantas liberan compuestos orgánicos volátiles (COV) que, al interactuar con otras sustancias contribuyen en la contaminación del aire.

 

 

Los investigadores compararon modelos informáticos de concentraciones de contaminantes atmosféricos en el área metropolitana de Berlín durante la ola de calor de 2006 y durante el verano de 2014, que tuvo temperaturas templadas más típicas de la estación. La simulación demostró que durante el verano de 2006 los COV provenientes de la zona verde urbana habían contribuido con alrededor del 6 al 20% en la formación de ozono y que, durante el período de la ola de calor la contribución aumentó hasta un 60%.

 

Tras estos resultados, los investigadores han sugerido que, además de las campañas de plantaciones de árboles y los esfuerzos para mejorar el aire que se respira en las ciudades, deberían incluir en esos esfuerzos la reducción del tráfico de vehículos; una importante fuente de óxidos de nitrógeno que pueden reaccionar con COV y formar ozono.

 

Los investigadores compararon modelos informáticos de concentraciones de contaminantes atmosféricos en el área metropolitana de Berlín-Brandenburgo en Alemania en el verano de 2006, cuando hubo una ola de calor, y en el verano de 2014, que tuvo temperaturas templadas más típicas. La simulación demostró que durante el verano de 2006, los COVs provenientes del verde urbano contribuyeron con alrededor del 6 al 20 por ciento de la formación de ozono y que durante el período de ola de calor la contribución aumentó hasta un 60 por ciento. Los investigadores sugieren que, además de las campañas de plantación de árboles, los esfuerzos para mejorar los ambientes de las ciudades deben incluir otras medidas como la reducción del tráfico de vehículos, una fuente importante de óxidos de nitrógeno que pueden reaccionar con COV y producir ozono.

 

Comments

comments

Sobre el autor

Director creativo, editor de Rewisor, esposo de una chica de pelo raro y padre de Chatarra, la gata más gorda del país.
Esbirro de #EscoriaElPerro.

Posts relacionados

Infarm, una empresa afincada en Berlín, quiere dar a los consumidores acceso directo a los...

Ecocapsule es un proyecto que buscan desafiar el concepto tradicional de hogar.   Se trata de un...

La compañía China CRRC ha presentado un proyecto de transporte público híbrido entre autobús,...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons