Bitcoin explicado como si tuvieras 5 años (ELI5)

Es complicado, pero lo hacemos simple.

Actualidad, Tech, Trending  /   /  By Taramona

Hace unos días un tal Craig Wright, un empresario australiano, declaraba ser el misterioso creador de Bitcoin, la primera moneda digital descentralizada (a veces llamada criptomoneda) y hasta el momento, la más popular de todas.

 

Quien es Satoshi Nakamoto

 

Hasta entonces el creador del protocolo Bitcoin había sido un misterio. El único nombre al que se atribuía su origen era Satoshi Nakamoto, el pseudónimo de una persona (o grupo de personas) que además sería el poseedor de las carteras originales desde las cuales nunca se han movido las primeras Bitcoins. Precisamente por eso Wright podría haber demostrado ser Nakamoto haciendo algo tan sencillo como realizar una transferencia desde una de las 10 primeras carteras del blockchain, por ejemplo, o más fácil, usando la firma de Satoshi. Finalmente, se ha retirado sin aportar las pruebas que había prometido así que sí, su creador sigue siendo un misterio.

Pero espera un momento…. ¿Cartera? ¿Blockchain? O mejor aun… ¡¿Bitcoin?!

 

criptmoneda

 

Bitcoin y la criptomoneda

El término criptomoneda (cryptocurrency, en inglés) se refiere a “una moneda cuya generación de unidades y el traspaso de fondos son regulados por técnicas de cifrado, permitiendo operar independientemente de un banco central“.

Espera, ¿te dormiste en “término”? Bueno, no desesperes. Einstein decía que si no podías explicar algo a un niño de seis años, es que no lo entendías. Bien, aquí va el órdago, Albert…

 

 

Te explicamos Bitcoin como a un niño de cinco años.

Imagínate que estás con tu amigo Carlos en el parque y tienes una manzana que quieres darle a cambio de su bocadillo.

 

sandwich

 

Si esto pasase sería muy fácil llevarlo a cabo. Tu manzana saldría de tu mano, pasaría a las suyas y él te entregaría el bocadillo. En el caso de que no te fiases de Carlos, podrías llamar a Miguel, que siempre hace de árbitro en los partidos de fútbol, para que sirva de testigo del intercambio. Así Miguel podría decir a todo el mundo que tú le diste una manzana a Carlos y que él te dio a cambio su bocadillo.

De todas formas, incluso sin la intervención de Miguel, tú ya no tendrías la manzana ni él el bocadillo, así que el control pasa a las manos del otro. Ésa única manzana y ése único bocata estarían bajo tu control y el de Carlos respectivamente y podríais hacer con ellos lo que quisierais. Quedároslos, guardarlos, dárselos a alguien o tirarlos, sabiendo que no se podrá recuperar ni duplicar jamás.

Ahora imagínate que el bocadillo de Carlos no es un bocadillo tangible, sino que es digital.

 

sandwich 8 bits

 

Esos bocadillos no existían hasta hace poco, cuando un grupo de personas desarrolló un sistema para crearlos, estableciendo unas normas mediante las cuales Carlos o cualquier otra persona que decidiese participar, pudiera ganárselos o conseguirlos mediante intercambios como el que estás a punto de hacer.

Lo que ocurre es que tú estarías dando una manzana dulce y brillante a cambio de un bocadillo que no se puede tocar. Nadie lo ha visto y aunque Carlos te jura que tiene un valor determinado, podría no ser único. Al ser digital, ese mismo bocadillo se podría haber copiado en un pendrive o haberse enviado por mail otras mil veces para pagar otras mil manzanas, cuyos dueños previos podrían haber copiado también y esto se repetiría hasta el infinito.

Es lo que se llama double-spending, un riesgo que trajo de cabeza a todo el mundo hasta que alguien tuvo una idea.

 

 

La solución no es tan complicada si se piensa bien. Bastaría con llevar un libro de cuentas, con la única complicación de que, al ser un libro de cuentas digital de transacciones mundiales en tiempo real, debía estar alojado en un “mundo propio”. Algo así como si Facebook decidiese que hay un número limitado de “me gustas” que se pueden intercambiar y entre Mark Zuckerberg y sus colegas llevan la contabilidad de “me gustas” para establecer su comercio.

El problema de la solución es que crea nuevos problemas: ¿Qué pasaría si Zuckerberg o uno de los suyos decidiese transferirse un montón de “me gustas” a un post suyo a favor del Toro de la Vega? Ya no sería como aquella vez en el parque y tendríamos que volver a llamar a Miguel, sacarle de cualquier partido que estuviese arbitrando y pedirle que medie en nuestro favor. Dependeríamos otra vez de un intermediario. Un “banco central”.

¿Cómo podríamos conseguir que esto se regule solo?
Dándole el libro de cuentas a todo el mundo. Ese “libro” es lo que se llama “blockchain”.

 

libro de cuentas digital

 

Cada persona que quiera, sin importar si está participando o no en el intercambio de bocadillos digitales, recibirá en su ordenador una copia del libro de cuentas en el que están registrados TODOS los movimientos que se hayan hecho jamás de bocatas digitales. No solo eso, cada vez que un bocata o una fracción de él se mueve de un sitio a otro (wallets o “carteras”), éste es marcado con códigos que esconden el historial exacto de todo el recorrido de ese bocata o fracción desde que se originó hasta el momento presente.

Además, como todo el mundo está vigilando y se va actualizando con cada intercambio de bocatas, por insignificante que éste sea, si alguien intentara hacer trampas diciendo que tiene más bocatas de los que tiene realmente, por ejemplo, o intentara quedarse con los bocatas de otro, o falsificar el origen o cualquier otro dato de los bocatas de su cartera, tendría que convencer a todos los Migueles (y Carlos, Juanes, Julias, Martas, etc…) que lo vigilan de que adapten sus copias del libro de contabilidad a semejanza de la suya propia, algo prácticamente imposible. De no hacerlo, el libro se auto-corregirá solo, recuperando así su contabilidad real.

 

 

Lo mejor de esto es que cualquier persona que se haya descargado este libro de contabilidad público, tenga uno, cien mil o ningún bocadillo digital puede salvaguardar la veracidad de los intercambios. No solo eso, cuanto más haya, más seguro será y para mejorar la seguridad, cuanto más te esfuerces en ello (más potencia de calculo inviertas) más posibilidades tendrás de que, cuando menos te lo esperes, el sistema te premie con la parte proporcional que te corresponda de 25 bocatas creados para repartir periódicamente entre los vigilantes del libro de cuentas. (Ten en cuenta que para cuando se escribe este artículo, cada “bocata” vale alrededor de 440$).

 

 

Este “trabajo” que se desempeña en favor de la comunidad y la prevalencia de Bitcoin es lo que se llama “minería” (mining) y que, aunque en su día fue muy rentable, ahora se está llevando a cabo por tanta gente a la vez que es muy difícil conseguir una parte de esos 25 BTCs (el diminutivo de Bitcoin, no de bocatas) que se reparten a los “mineros”. La minería es también la única manera en la que se crean nuevos bocatas y cada cuatro años el reparto se divide por la mitad. En septiembre de 2016 el reparto pasará a ser de 12,5 BTC.

Este sistema de libro de contabilidad público ofrece las siguientes ventajas:

  1. Controla el número REAL de bocatas en el sistema, poniéndole un límite y por consiguiente añadiéndole valor.
  2. Cuando intercambias un bocata queda registrado en todas partes que ha dejado de ser tuyo y que ahora pertenece a otra persona. Esto sucede gracias a unos códigos grabados en él, que son imborrables y trazan un recorrido histórico imposible de modificar desde que se creó hasta el momento actual. Hacer eso con “objetos” digitales era imposible antes de que existiese el blockchain pero imagina la mejora respecto al dinero real. Imagina que pudieras saber en qué manos ha estado un billete antes de llegar a tus manos.
  3. Como es público, ya no hace falta que venga Miguel para asegurarse de que Carlos no hace trampas. Hay miles de personas haciéndolo porque a todas le conviene que el sistema funcione. Adiós, Banco Central, adiós intermediarios (casi).

Pero no nos confundamos, lo único público es el libro de cuentas. El sitio donde tú guardas tus bocadillos, tu cartera, solo es accesible con tu llave y parte del trabajo de los mineros es conseguir que esto siga siendo así y por eso se les premia.

De todas formas, al igual que el sexo, que es mejor practicarlo que discutirlo, Bitcoin se entiende mejor usándolo. Cualquiera puede hacerlo y si te apetece probar solo tienes que entrar aquí, informarte bien y empezar a probar lo que posiblemente sea el sistema monetario de un futuro no tan lejano.

¿Lo has entendido? ¿Hay alguna pregunta que quieras hacer? ¿Crees que me he equivocado en algo y debería corregirlo?
No dejes de comentar, escríbenos por Twitter y Facebook o mándanos un Snap a @rewisormag y participa en la conversación.

Agradecimientos:

 

 

Éste post habría sido IMPOSIBLE sin la ayuda de toda la gente que respondió a mi petición de ayuda en Facebook, César, que está tan entusiasmado por el futuro de la especie como yo, un tipo que me presentó Miguel Larraya que no quiere que revele su nombre pero sabe más de Bitcoin de lo que mi cerebro es capaz de procesar y, por supuesto, Reddit, la portada de internet.

Sobre el autor

Director creativo, editor de Rewisor, esposo de una chica de pelo raro y padre de Chatarra, la gata más gorda del país.
Esbirro de #EscoriaElPerro.

Posts relacionados

Aprovechamos que ayer dimos una buena noticia sobre el logro de Solar City para enseñarte...

Tesla lo ha vuelto a hacer. La empresa de energía solar, Solar City (ahora propiedad de Tesla desde...

Para los que os gustan los calendarios de pared pero os da pereza anotar todo lo que tenéis en el...

3 Comments
 
  1. Pingback: Bitcoin explicado como si tuvieras 5 años

  2. Pingback: No busques trabajo, invéntatelo — rewisor.com

  3. Luis 11 Agosto, 2016 at 12:01 pm Responder

    Desventajas del Bitcoin:

    El “bitcoin mining”, que es el ayudar a llevar a cabo el “blockchain”, te arrienda bitcoins..
    Para ello necesitas muchos ordenadores.. que te llevan a formar una “granja” de bitcoins..
    Esas granjas consumen mucha electricidad.. muchísima.. así que son mas rentables donde mas barata sea la electricidad, y donde mas frío haga (pues no gastas tanta electricidad en los ventiladores de los ordenadores que evitan que se sobrecalienten). Esos dos parámetros han resultado en que la mayoría de las granjas y la construcción del blockchain se produzca en el noroeste de China.. un país que ya ha tenido a bien prohibir YouTube, Facebook, y Google. Con lo que si un día el gobierno chino decide prohibir el bitcoin… aguita la que se va a montar. Por desgracia Bitcoin no tiene un banco central.. un ejercito.. o un mercado que pueda boicotear las importaciones chinas.. con lo que los “deterent agents” son mas bien escasos.

Deja tu comentario

Simple Share Buttons