A principios de año Nintendo anunció en su Nintendo Direct algo que cogió a todos por sorpresa: Nintendo Labo. No era un juego, ni un accesorio, ni la consola virtual que tanto se esperaba. Se trata de jugar a videojuegos con recortables de cartón.

 

El otro día pasé unas horas probándolo y descubrí lo que ya sospechaba: Nintendo acaba de romper los videojuegos para construir algo que todavía no tenemos ni idea de a lo que puede llegar pero las posibilidades son fascinantes.

 

Nintendo Labo en profundidad

Lo nuevo de Nintendo (digo lo nuevo porque no es ni un juego, ni un accesorio, ni… nada que hayamos visto antes) es una propuesta totalmente innovadora, sobre todo por su simplicidad. Este experimento de la compañía japonesa consiste en construir accesorios de cartón recortable para usar con la Switch junto a otros instrumentos de manualidades y así poder crear tus propios juegos… y algo más.

 

 

Este no es un vistazo superficial a Nintendo Labo. Es un recorrido paso a paso por lo que es, cómo funciona, cómo se hizo posible y la razón por la que creemos que puede ser el origen de una generación de niños que experimentarán los videojuegos, la tecnología y la programación de una manera totalmente diferente a las generaciones previas.

 

¿A quién se le ocurrió todo esto?

En resumen, ni idea. En Nintendo son recelosos a la hora de poner nombre al creador de Labo pero, según un artículo de la Rolling Stone, cuando Nintendo lanzó al aire la petición de propuestas de usos de los Joy Con a su empleados, alguien salió con Labo.

 

No me puedo imaginar las caras que habrían puesto en Microsoft o Sony si alguien hubiese entrado en la sala con esta propuesta, y me pasa lo mismo cuando intento imaginar las que tendrán ahora que Nintendo ha roto todos los esquemas.

 

Las 3 partes de Nintendo Labo

Bajo el nombre de Nintendo Labo hay 3 palabras escritas: crea, juega, descubre. Estas son la 3 fases por las que pasa cualquiera que ponga sus manos en uno de los kits. De momento Nintendo ha presentado dos: el Variety Kit y el Robot Kit y en ambos encontramos las piezas y las instrucciones para construir lo que llaman Toy Cons.

 

 

Toy Con es el nombre que le dan a los juguetes de cartón plegado que se acoplan a la consola, o a los mandos de la Switch, los Joy Con.

 

El primero (y mi favorito contra todo pronóstico) es el más diverso y completo de los dos. Consiste en una combinación de Toy Cons para distintos juegos. El kit incluye dos “coches teledirigidos”, una caña de pescar, una casita, una moto y un piano. Cada uno de ellos tiene distintas funciones y sus propios juegos.

 

El Robot Kit es un traje de robot (con ‘jetpack’ y todo) que se tarda unas 4 horas en construir y se juega en la tele.

 

Las láminas de ambos kits vienen con las piezas bien definidas, para que cualquier niño (o no tan niño) pueda recortarlas fácilmente con las manos, y unas instrucciones en vídeo que te guían a través de la pantalla de la Switch para acompañarte en el proceso.

Como decía un miembro del equipo de R.R.P.P. de Nintendo, “ya le gustaría a Ikea…”

 

Crea

El montaje de los Labo no es ningún previo, es un juego en sí. Si no te gusta Lego porque no tienes corazón es posible que te aburras, pero si te gusta hacer algo con tus manos, inventar y crear (no te cuento si tienes niños a tu alrededor para acompañarte) el montaje de los Toy Cons es una pasada.

 

 

Además de las piezas de cartón tendrás que pegar unas cintas blancas reflectantes incluidas en el pack. Más adelante veremos, no solo su importancia, sino la genialidad que se esconde detrás de estas simples cintas adhesivas que además puedes comprar tú en cualquier papelería, pero no nos adelantemos.

 

Aunque Nintendo venda su propio kit de personalización por 9,99$, no lo necesitas. ¡Es cartón! puedes personalizarlo con un rotulador, un boli, un lapiz o pegatinas. Puedes pegarle lo que te dé la gana con pegamento o añadirle trozos de metal. El límite es tu imaginación porque nadie puede restringir la compatibilidad del cartón. Nintendo Labo a hecho que la Nintendo Switch sea ‘retrocompatible’ con él.

 

Juega

Cuando has pasado la primera etapa llega el momento de jugar. Nintendo Labo tiene una serie de juegos que se han visto un poco por encima en los vídeos.

 

El de la casa es como un Tamagotchi que tienes que alimentar y cuidar y, al introducirle algunas piezas de cartón en forma de tornillo, activa minijuegos en los que le controlas a él o a objetos de su hogar.

 

 

Los coches teledirigidos, que son más como insectos o animales, funcionan mediante la vibración HD de los Joy Con. Desde la consola que sirve de mando a distancia, puedes regular la frecuencia de cada mando acoplado para equilibrar el direccionamiento del bicho. Una campana en el centro de la pantalla indica el principio de los turnos de combate, por si juegas al sumo con ellos, y explota cuando tu Toy Con es derribado.

 

Cuando llevas un rato jugando y se te quita la cara de idiota que se le pone a todo el mundo al minuto de probar el piano o la caña de pescar, es cuando empiezas a hacerte preguntas…

 

¿Cómo es posible…?

La caña de pescar no solo parece infinita, cuando un pez pica y la quieres subir, ¡ofrece resistencia!
El piano no solo suena con cada tecla, que ya es una locura (no sé si tú tienes idea de cómo, pero eso era algo que yo NECESITABA averiguar cuando me enteré de que iba a probarlo). Si le insertas un tornillo como los de la casita en la tapa cambias de sonido de instrumento, o de frecuencia o le añades vibrato. Si pulsas un botón DE CARTÓN, cambia aún más.

 

Nintendo Labo es el guat de fac más grande al que me he enfrentado jamás antes una consola. Y sí, incluyo la realidad virtual. ¿Cómo es posible? Entonces llega el momento ‘a-ha’…

 

Descubre

El momento ‘a-ha’ es ese instante de lucidez en el que entiendes algo que se te escapaba. Con Labo eso sucede cuando te das cuenta de lo que esconden sus Joy Con.

 

 

Aparte del sensor NFC para los amiibo, la combinación de sus giroscopios, acelerómetros, la vibración HD  y su cámara térmica en infrarroja en el derecho hacen que lo imposible se haga realidad.

 

 

Cuando pescas, es la vibración del mando lo que te indica que el pez ha picado. Cuando conduces la moto su giroscopio averigua si estás girando a izquierda o derecha o dando gas al acelerador. Su acelerómetro rellena la información, pero todo esto no es nada nuevo. Lo encontramos en los mandos de casi todas las consolas domésticas.

 

Otra cosa es poder manipular la frecuencia de la vibración de cada Joy Con para calibrar el movimiento de los coches RC.  Eso es posible gracias a que son mandos dobles. Pero ¿cámara infrarroja? ¿y térmica? ¿Para qué?

El misterio de la cámara infrarroja

Desde que se lanzó el Zelda BOTW me invitaron a un grupo de whatsapp de unos amigos: Switcherland. El día antes de el Nintendo Direct en el que se presentó Nintendo Labo, hacíamos apuestas e intentábamos adivinar qué anunciarían (SPOILER: no teníamos ni #$%& idea). Uno de ellos dijo “a ver si dice de una vez para qué sirve la cámara de infrarrojos”. Sin que mi amigo se lo imaginase, acababa de adivinar exactamente lo que hizo Nintendo esa noche.

 

 

La cámara infrarroja de los Joy Con emite una señal que, al reflejarse en las cintas adhesivas reflectantes mencionadas antes, entiende qué tecla del piano has pulsado, o cuánto has movido el brazo derecho del robot, o si estás apuntando bien al objetivo cuando disparas con un botón.

 

Las cintas pegadas alrededor de las ruedas que luego insertamos en el piano hacen que la consola sepa si estamos modulando el sonido, indicándole que vibre o que suba una octava. Aquí es cuando la cabeza te explota. Labo exprime al máximo las prestaciones de la Switch y sus Joy Con a base de ingenio y creatividad, pero lo mejor es que tú también puedes hacerlo.

El futuro de Labo

Todo esto de lo que hablamos viene programado por Nintendo, pero lo mejor de Labo está en su propio software de programación.

 

Aunque no pude grabar imágenes, me dejaron echar un ojo a las tripas. Para empezar, si pensabas que Nintendo protegería Labo para ser compatible solo con sus kits, olvídate. Una vez tengas el software no volverás a necesitar nada más que las cajas de tus compras en Amazon, papel que quieras reciclar o lo que se te ocurra si tienes algo de imaginación.

 

Hemos visto una especie de guitarra hecha con gomas elásticas, teclados inventados, porterías de fútbol o cualquier cosa que puedas imaginar combinando la tecnología de los Joy Con y la Switch.

 

Generación Labo

 

Lo primero que pensé fue ¿cómo serán los niños que crezcan con esto? Hasta ahora nuestra relación con la tecnología de las consolas era puramente pasiva. A no ser que te dé por hackearla para meter juegos lo que hacemos es encender, jugar, apagar.

 

Con Labo nuestra consola nos dará la opción de explorar e inventar, crear y desarrollar no solo juegos sino lo que se nos ocurra.

 

Pero, ¿esto es gaming?

Por otro lado, la pregunta está en el aire. ¿Necesitan los videojuegos algo que ya nos ofrece Lego o LittleBits? ¿Puede Nintendo rivalizar con esto en un sector en el que el ojo está puesto en realidad virtual y accesorios hápticos y no en las manualidades?

 

 

El tiempo lo dirá, pero solo con imaginar lo que veremos en el subreddit de Nintendo Labo dentro de unos años me da vértigo. Pero ¿es gaming o es otra cosa? Creo que en un mundo en el que el fútbol tiene el ojo puesto en los videojuegos y cuando alguien hace algo admirable decimos que “se ha pasado la pantalla” conviene preguntarnos más bien, ¿acaso no todo lo es?

 

Nintendo nació como una marca de juegos de cartas que luego hicieron juguetes hasta convertirse en los que convirtieron los videojuegos en un entretenimiento doméstico para reunir a la familia. Eso fue en los 80. Ahora estamos en un mundo nuevo donde la línea entre consumir y producir es cada vez más fina.

 

Por eso creo que la respuesta es que no solo es gaming, sino que es una nueva faceta de lo que conocíamos hasta ahora. Una vez más parece que Nintendo se ha pasado la pantalla.

 

Nintendo Labo estará disponible en Europa a partir del 27 de abril.

Comments

comments

Sobre el autor

Director creativo, editor de Rewisor, esposo de una chica de pelo raro y padre de Chatarra, la gata más gorda del país.
Esbirro de #EscoriaElPerro.

Posts relacionados

ASICSTIGERTM celebra la reedición de sus GELSAGA con un espacio dedicado a los arcades y...

Bajo el pseudónimo de Kiszkiloski, el artista polaco que actualmente reside en Amsterdam, Kajetan...

Beyonce y Jay-Z han lanzado un nuevo álbum, Everything Is Love, en exclusiva en TIDAL. Con él ya...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons