James Jebbia, fundador de Supreme, concede una entrevista después de años de silencio con motivo de la apertura de su nueva tienda en Brooklyn.

 

 

James Jebbia, fundador de Supreme, rara vez concede entrevistas. Ayer mismo una búsqueda en Google te habría llevado a una de 2002 rescatada por Highsnobiety en 2015. Sin embargo esta noche, horas antes de abrir las puertas de su nueva tienda, GQ publicaba fragmentos de una conversación telefónica con él.

 

Un icono inesperado

 

“Tampoco esperaba que Trump fuese el puto presidente”. James Jebbia comparó la elección del 45º presidente de EEUU con la sorpresa que le ha supuesto el éxito de su marca. Nacida como una marca de skate para skaters y chavales de origen humilde, Supreme se ha convertido en poco más de dos décadas en la marca líder del streetwear. Sus fanboys son todavía más incondicionales (e irracionales) aún que los de Apple, sus prendas y objetos “icónicos” alcanzan cifras estratosféricas online y han llegado a colaborar con Luis Vuitton rompiendo todos los récords de venta imaginables.

 

 

“Me gustaría que la gente entendiese por qué tenemos esas colas”, se defiende Jebbia. “Porque no tenemos tantas tiendas, no vendemos en ninguna parte (salvo sus tiendas), y tenemos cosas que molan… pero no debería de costarle tanto a la gente entrar en nuestras tiendas.”

 

Cada jueves Supreme lanza un drop, colecciones limitadas de lo que sea. Pueden ser camisetas, zapatillas, hachas o ladrillos, y las colas en las tiendas son una auténtica pesadilla. En la red hay todo un mercado de segunda mano formado por chavales que programan bots que compran antes que cualquier humano, para después revender los productos al doble pasadas unas pocas horas. El fundador ya se ha manifestado en contra alguna vez y se han tomado medidas para ponérselo difícil a los reventas, pero el fenómeno es más grande que la propia marca.

 

Nueva tienda en Brooklyn

 

 

Esto viene a colación de la reciente apertura de una nueva tienda en Brooklyn, Nueva York. El modernísimo (ejem, hipster, perdón por la palabrota…) barrio de Williamsburg ha sido el elegido para la apertura de la nueva central de Supreme. La lógica podría haber sugerido abrir la tienda en un barrio más céntrico para gestionar mejor el exceso de clientes, sin embargo J.J. no cree que esa sea una buena solución.

 

“Pensamos a largo plazo. Una tienda grande en Manhattan sería como traicionar nuestras raíces. Y no estamos solo para abrir un montón de tiendas. Abrimos una tienda nueva solo donde debemos hacerlo. La gente con la que trabajamos es súper importante, y solo lo hacemos cuando sentimos que está bien hacerlo.”

 

 

Si el objetivo era reducir las colas, puede que hayan dado en el clavo. La manera más popular de llegar a la zona es a través de la línea L de metro desde Manhattan. En 2019 se anunció un cierre temporal de la línea de 15 meses.

 

“Es un bajón, porque no lo supimos hasta después de adquirir el espacio,” dice Jebbia. “Pero la verdad es que, la mayoría de la gente que conozco cruza el puente en patín o bici así que no importa mucho.” Veremos si es así o si el nuevo medio de transporte para llegar a Williamsburg es caminando por encima de los fanboys alineados a lo largo del Brooklyn Bridge desde Manhattan a las puerta de la tienda.

 

Supreme Brooklyn está en Grand Street, 152 y te recomendamos que no vayas un jueves, pero si lo haces lleva un tupper con comida y la mochila lleba de paciencia.

Comments

comments

Sobre el autor

Director creativo, editor de Rewisor, esposo de una chica de pelo raro y padre de Chatarra, la gata más gorda del país.
Esbirro de #EscoriaElPerro.

Posts relacionados

El laboratorio de innovación externo de IKEA, Space10, ha creado One Shared House 2030, una...

Científicos han intentado, por primera vez, editar un gen dentro del cuerpo en un audaz intento de...

Bill Gates planea construir una ciudad inteligente en Phoenix (Arizona). Gates ha obtenido un...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons