Airbus quiere presentar este año un prototipo de aviones híbridos o eléctricos con despegue y aterrizaje vertical.

La idea surge de la necesidad de encontrar una solución a los problemas de congestión de tráfico que afectan a las principales ciudades, mediante su proyecto Vahana, reservando viajes usando una aplicación de smartphone de manera similar a Uber.

“Hace cien años, el transporte urbano pasó a ser subterráneo, ahora tenemos los medios tecnológicos para ir por encima de la superficie”, dijo Tom Enders, CEO de Airbus, en la Conferencia DLD de Munich. “Estamos en una fase de experimentación pero tomamos este desarrollo muy en serio.”

Y más allá de este año, Enders ofreció esta predicción para 2031:

“Estamos pensando que en quince años, podremos transportar entre 90 y 100 pasajeros con un avión eléctrico o híbrido”, dijo Enders, señalando que no se trataría de aviones de alcance intercontinental.

Airbus ya había expresado anteriormente su interés en traer coches voladores a sus consumidores para 2020, pero parece que se han decantado por un proyecto bastante más ambicioso. La división Urban Air Mobility, que está trabajando en el proyecto, fue creada el año pasado como una forma de explorar conceptos ambiciosos de transporte para el futuro.

El concepto de Airbus utilizará un diseño de cuatro rotores para las capacidades VTOL (despegue y aterrizaje vertical según sus siglas en inglés), que se consideran útiles en entornos urbanos ya que requiere menos espacio que las pistas de aeronaves tradicionales. Pero el gran obstáculo de todo esto sigue siendo la tecnología autónoma.

Los fabricantes no llevan tanto trabajando en el desarrollo de tecnología autónoma para vehículos terrestres y se espera que los automóviles lleguen a ser totalmente autónomos en unos años, cuando recopilen más datos para mejorar la navegación. A pesar de esta trayectoria, Enders observó que eso era algo atrasado. El vuelo debe venir primero.

“El vuelo autónomo es más fácil que la conducción autónoma y creo que cada vez más personas se dan cuenta de que, sin embargo, creo que podría ser una conducción autónoma o una conducción parcialmente autónoma”, dijo.

Airbus no es la única empresa que cree que el camino a seguir es el transporte VTOL. Uber publicó un libro blanco sobre su plan para el servicio de automóviles voladores el año pasado, explicando que los vehículos son ideales para viajes más largos donde los coches tradicionales se enfrentan al tráfico dentro y fuera de la ciudad.