Si bien no siempre ha estado entre nosotros -el trueque hizo su papel durante varios miles de años-, el dinero ya forma parte de nuestra realidad tanto como nosotros mismos. Está en todos sitios y todo gira a su alrededor. Nos puede gustar más, nos puede gustar menos, pero es la realidad que hemos aceptado… de una forma u otra.

Pero, ¿qué tiene que ver en este artículo la omnipresencia del dinero? Pues que Amazon (quién si no), después de años buscando la mejor forma de que sus clientes se gasten su sueldo, ha pensado que lo mismo escanear la palma de la mano de la gente es una forma excelente de pagar.

[Imagen del Amazon One – Crédito: Amazon]

Sí, hablamos de pagar con la palma de la mano, como si de nuestra huella dactilar o si de un escáner biométrico facial se tratase. Sólo que esta solución tiene más ventajas en pos de la privacidad… o eso dicen sus creadores.

El invento se llama Amazon One y es una máquina que permitirá a los clientes de Amazon Go (las tiendas propias de Amazon) extender sus manos encima del lector para pagar su compra. No habrá que apoyarla ni tocar nada, sino sólo situar la palma de la mano para que el lector la escanee, algo bastante higiénico e importante de cara al futuro.

Sus creadores dicen que el lector usa una combinación de detalles de la superficie de la mano como las líneas y las crestas de la piel, junto con patrones de venas, para así crear una “firma de la palma” totalmente intransferible.

Amazon también dice que eligió el reconocimiento de la palma de la mano por encima de otras tecnologías -como el reconocimiento facial- debido a la privacidad. “Una de las razones fue que el reconocimiento de la palma de la mano se considera más privado que las otras alternativas biométricas, ya que no se puede determinar la identidad de una persona mirando una imagen de su palma. También requiere que el comprador haga un gesto intencional sobre el dispositivo”, explicó Kumar en el blog de la empresa.

Amazon One utilizará un hardware propio de escaneo de imágenes que incluye algoritmos de visión computarizada para capturar y encriptar la imagen de la palma. La idea es que este método de pago salga de Amazon para que empiece a usarse en otras tiendas de todo el mundo, de ahí la importancia en asegurarse de que el sistema sea fiable, seguro y privado.

Amazon y su lucha contra el cambio climatico

Ni siquiera se necesitará una cuenta de Amazon para usar el servicio, sólo un número de teléfono y una tarjeta de crédito. Además, los usuarios de Amazon One podrán borrar sus datos biométricos del banco de datos de la empresa si ya no quieren utilizar el servicio.

El pagar con la palma de la mano comenzará en dos Amazon Go de Seattle a final de año a modo de prueba y dependerá del éxito que tenga el ver si en unos años acabamos todos pagando en el Mercadona con las arrugas de nuestra mano. What a time to be alive.