Las grandes tecnológicas no sólo ordenan nuestras vidas, con sus aplicaciones, redes sociales, navegadores y demás programas, sino que su propia existencia nos afecta mucho más de lo que parece a simple vista. Y esto se debe a que son tan grandes que sus movimientos, por pequeños que sean, nos sacuden a diario.

Si miramos la lista de empresas que más contaminan nos sorprendería ver nombres como Google, Facebook, Apple o Amazon, ya que no los asociamos con una actividad contaminante como puede ser una petrolera, pero la verdad es que el volumen de trabajo de estas compañías es tan gigantesco que su huella de carbono es increíblemente alta.

Servidores, transporte, fabricación, refrigeración… todo lo que hace funcionar a estas empresas consume una enorme cantidad de energía y produce enormes cantidades de residuos. Y, por fortuna, ellas lo saben y están trabajando en reducir esta huella de carbono para el año 2040.

Y, ¿de qué forma se han comprometido? Pues adhiriéndose a la iniciativa The Climate Pledge (en español Compromiso con el clima) que tiene como objetivo convertir que las grandes empresas sean neutras en carbono para dentro de 20 años.

Para alcanzar esta meta las empresas tienen que desarrollar las herramientas necesarias que les permitan reducir, compensar y/o capturar toda la contaminación. Amazon ha decidido invertir en la iniciativa 2.000 millones de dólares, los cuales se destinarán a investigar en transporte y logística, generación y almacenamiento de energía, fabricación y materiales, alimentos y agricultura, y reducción o reutilización de residuos.

El objetivo es muy ambicioso, pero las compañías parecen comprometidas, ya que con estas donaciones tan importantes las investigaciones pueden llevarse a cabo con el material y los profesionales necesarios.

“El fondo de Compromiso con el Clima buscará invertir en los empresarios más visionarios e innovadores que ahora mismo están construyendo productos y servicios que buscan ayudar a las empresas a reducir su impacto en la huella de carbono para así operar de manera más sostenible”, aseguraba Jeff Bezos, actual CEO de Amazon en un comunicado de prensa.

Amazon también se ha comprometido para que en 2025 su empresa dependa exclusivamente de energía renovable, lo que significan cinco años menos que el primer objetivo que se marcaron cuando anunciaron sus medidas contra el cambio climático.

Eso sí, mientras que nos dicen esto, sus últimos informes reflejan que Amazon lanzó un 15% más de dióxido de carbono en el año 2019 que durante 2018, exactamente 51 millones de toneladas de CO2 frente a los 44 millones del año anterior.