Tras el furor de Fall Guys Ultimate Knockout se abre paso un nuevo fenómeno social en Twitch y YouTube: Among Us. Las redes sociales se llenan de memes en honor a las traiciones y tensión que se vive a bordo de la nave espacial más visitada en las últimas semanas. La premisa evoca al clásico juego de campamento “El pueblo duerme”, cuya edición como juego de cartas Los Hombres Lobo de Castonegro es una de las más populares en las fiestas caseras. No obstante, lo llamativo del éxito de Among Us es su relativa tardanza. Al contrario que Fall Guys o Fortnite, este título indie de InnerSloth ha encontrado su auge dos años después de su lanzamiento.

Dar con la clave que haga que un título destaque entre un mar de ofertas no siempre es sencillo, y en ocasiones es necesario que se dé la tormenta perfecta para que un juego tenga una acogida masiva. En el caso de Animal Crossing: New Horizons, se mezclaron dos factores importantes: su ansiado lanzamiento, y la evasión que proporcionó justo cuando más necesitábamos algo hermoso en una época fea. En el caso de Among Us, fue rescatado de las llanuras de la discreción por creadores de contenido como la plataforma Offline TV o streamers como xQc. Esto ha encendido la mecha para que la visibilidad atrajera a otros jugadores y espectadores.

En Cntrl + ZED se ha analizado los tres factores que han catapultado a Among Us a la fama después de que estrellas del videojuego por streaming se fijaran en él. Al igual que otros fenómenos sociales, este título de misterio cumple con tres ingredientes muy efectivos: la simplicidad, la accesibilidad y la popularidad.

Slasher de colores y para todos los bolsillos

La alegre estética cartoon de Among Us choca con la propia narrativa del juego, más propia de una obra de terror de ambientación espacial: somos los tripulantes de una nave y tenemos a uno o dos impostores infiltrados entre nosotros. Se trata de alienígenas que han ocupado el cuerpo de quienes antes eran compañeros nuestros. Así, la paranoia y el estrés se convertirán en nuestros peores enemigos. Como tripulante, debemos desenmascarar a los impostores, mientras realizamos tareas de mantenimiento y reparación. Como impostor, debemos acabar con el resto de navegantes.

Cuando encontramos un cadáver —ya sea porque nos hayamos tropezado con él o queramos encubrir nuestra autoría del asesinato— podemos convocar una reunión de emergencia para poner en común nuestras sospechas y después expulsar de la nave a quien sea señalado como culpable. Asimismo, también podemos convocar a nuestros compañeros si tenemos una hipótesis clara. Es aquí donde entra ponemos en marcha el ingenio y la agilidad mental para defendernos de acusaciones ajenas —acertadas o no—, analizar el discurso de los demás o lograr que ejecuten a quien nos interese.

Al igual que en “El pueblo duerme” u Hombres Lobo de Castronegro, la premisa es muy sencilla, como podemos comprobar. No se requiere un profundo conocimiento sobre tecnología, ni pericia a los controles, de tal modo que es un juego accesible incluso para gente no muy acostumbrada a los videojuegos. La diplomacia y la astucia son las herramientas principales para triunfar, tanto para investigar quién es el verdugo oculto entre nuestros compañeros o salirnos con la nuestra si somos uno de los asesinos infiltrados. Por si fuera poco, el juego cuesta 3, 99 € en Steam, y está disponible de forma gratuita para móviles iOs y Android, con lo que casi todos los bolsillos pueden acceder a él.

Competitividad, misterio y morbo

La creatividad a la hora de elaborar estrategias es desbordante: desde ir en grupo para vigilarnos entre nosotros, hasta engatusar a alguien para que sea nuestro acompañante y después traicionarle, o manipular al resto de compañeros para que acusen a otro. A veces incluso es necesario sacrificar al otro impostor para asegurar el triunfo del mal.

Las partidas de Among Us son breves y dinámicas, lo cual facilita el enganche propiciado por la competitividad. Es natural que deseemos una revancha para vengarnos de quien instigó nuestra ejecución cuando éramos inocentes, o de ese amigo que nos apuñaló a pesar de haber confiado en él. Asimismo, es un juego muy atractivo para el espectador. Emma Mathews, en PC Gamer, lo resume en un certero subtitular: “A todos nos gusta un buen misterio”. Así, el público experimenta de forma pasiva la intriga de quién será la siguiente víctima, o harán sus propias especulaciones sobre quiénes serán los impostores. En el caso de que estén viendo al asesino, se emocionarán al ver todas sus tácticas sibilinas para erigirse victorioso.

Además, Emma señala el morbo que hay en ver ciertas facetas de los creadores de contenido que admiramos: “La tensión aumenta a medida que la gente se frustra ante una derrota potencial, o por cómo sudan la gota gorda para que no les pillen. Ver reunirse a algunos de los streamers más populares para jugar, discutir y engañarse una y otra vez es muy emocionante. Se trata de una película de suspense y asesinato puesta en bucle y con mucha aleatoriedad. En muchos casos, estás apoyando a tu streamer preferido en cada uno de sus roles, así que estás tan en la inopia como él sobre quién podría ser el impostor, o estás observando con malicia cómo se van cargando a toda la tripulación”.

Pero, a pesar de las disputas generadas dentro del juego, los clips graciosos y momentos memorables compartidos entre amigos nos recuerdan el cariño que tenemos en el mundo análogico con nuestros compañeros. La complicidad y confianza acaban asentando la mejor base para interpretar un rol en un cautivador juego de nocturnidad y alevosía.