Si las grandes mentes del siglo XX y XIX mirasen al presente, seguramente se llevarían las manos a la cabeza. Y con razón. Que si la tierra es plana, que si el microondas daña las células humanas y, ahora, que si la tecnología 5G tiene culpa de la expansión del coronavirus. El futuro debía ser brillante pero está siendo todo lo contrario.

Y esto lo traemos a la palestra debido a los increíbles sucesos que están teniendo lugar en Reino Unido durante la cuarentena impuesta por el coronavirus. En la tierra de Shakespeare, y donde la reina Isabel II ocupa su trono desde hace más de 60 años, se está dando un suceso que muchos científicos e ingenieros no se pueden explicar.

Hablamos, concretamente, de la quema de antenas de 5G a lo largo del país en los últimos días. Un portavoz de Vodafone en Reino Unido confirmó al medio The Verge que, al menos cuatro torres, habían sido incendiadas en las últimas 24 horas.

Las causas aún no están confirmadas, pero la policía tiene como principal teoría la quema voluntaria de estas antenas por parte de algunos conspiranoicos, los cuales achacan la propagación del coronavirus a la tecnología 5G que recientemente se ha ido instalando en el país.

Pero, ¿por qué la gente cree que estas dos cuestiones están relacionadas? Pues por lo de siempre: vídeos en Youtube, Facebook y otras redes sociales donde la desinformación tiene un altavoz.

La teoría principal de estos conspiranoicos dice que el coronavirus se originó en Wuhan porque la ciudad china había estado recientemente desplegando su red 5G. Y, para demostrarlo, dicen que tan sólo hay que ver como el virus está golpeando en aquellas regiones que están instalando redes 5G.

El problema es que esas teorías omiten que, en países como Irán o Japón, donde la pandemia está golpeando con fuerza, aún no se utilizan el 5G. Pero claro, eso no les interesa decirlo ya que tira por tierra la conspiración.

Por supuesto, la comunidad científica ha emitido ya varios comunicados desmintiendo esta teoría, debido a que carece de cualquier base científica ni se apoya en ningún estudio. Incluso el Departamento de Digital, Cultura, Medios y Deportes (DCMS) del gobierno británico ha tenido que salir a desmentir la teoría.

La autoridades británicas están investigando aún el suceso y, si se llega a confirmar que fueron quemadas voluntariamente, el peso la de ley caerá sobre los responsables, ya que es un tema de seguridad nacional y son infraestructuras de telecomunicaciones de gran valor.

Mientras tanto, desde Youtube ya han anunciado que tomarán medidas contra estos vídeos que asocian el coronavirus con el 5G. Eso sí, no os penséis que en la plataforma de Google tienen previsto actuar con dureza, ya que sus medidas serán dejar de recomendar esos vídeos a los usuarios y, en los casos más extremos, eliminarlos del buscador.