Para quien no sepa mucho de ordenadores, lo que se está dando por hecho es uno de los cambios más importantes vistos en el sector del PC en muchos años. Apple, empresa que lleva haciendo equipos informáticos desde hace más de 35 años, ha decidido que es momento de hacer sus propios procesadores.

Según fuentes muy cercanas a la empresa de Tim Cook, Apple va a anunciar durante la Worldwide Developers Conference (conocida como WWDC) que sus portátiles Mac comenzarán a llevar procesadores ARM desarrollados por ellos mismos. Es decir, pasarán del x86 de toda la vida a la arquitectura que vemos en los smartphones.

Este movimiento deja en fuera de juego a Intel, compañía líder del sector de los microchips que desde hace 15 años suministra a Apple sus procesadores. Y aunque Apple sólo represente el 10% del sector informático esta alianza era estratégica para ambas por compañías por el prestigio.

Pese a que Apple pasará a usar los chips de sus iPhones y iPads, la compañía no tiene planes de dejar de usar MacOS, el sistema operativo de ordenador, pese a que se rumoreare que a lo mejor migraban a iOS, el sistema operativo de sus dispositivos móviles.

Chips ARM Apple Mac bajol consumo

El grupo de desarrollo de chips de Apple, que está liderado por Johny Srouji, decidió este cambio de arquitectura después de que ver que el rendimiento anual de los chips de Intel se estaba estancando. Por supuesto, esto preocupó a los ingenieros de Apple ya que veían que la hoja de ruta de Intel podía retrasar futuros lanzamientos o hacer fracasar algunos modelos.

Eso sí, el cambio de Intel a los chips ARM viene, principalmente, porque en sus pruebas internas han podido comprobar que con su tecnología podían conseguir equipos más potentes, sobre todo a nivel gráfico, a lo que se suma un mejor rendimiento en el uso de aplicaciones con inteligencia artificial -futuro de la informática- y, por si fuera poco, el consumo de los equipos se reduciría bastante.

Todo esto, sin duda, generó un cóctel lo suficientemente fuerte como para que Apple decidiera que era momento de dejar atrás a Intel por muy buenos años que hubieran pasado juntos en el pasado.

Eso sí, este cambio de x86 a ARM no se va a dar en todos los equipos de la compañía, ya que si bien sus propios chips pueden ser más potentes que los procesadores de más bajo consumo de Intel, los Macs de sobremesa enfocados al mundo profesional seguirán llevando -de momento- procesadores x86 ya que, sencillamente, sigue siendo una arquitectura mucho más potente en sus gamas medias y altas.

La idea de Apple es anunciar esta migración a ARM en sus portátiles y equipos menos potentes durante este WWDC de finales de junio, y así dar tiempo a los desarrolladores a adaptar sus programas. La fecha prevista para lanzar estos ordenadores con chips ARM es 2021, pero tocará esperar a que la compañía lo haga oficial. Es cuestión de días.