Si bien este 2020 parece que está durando una eternidad, tan sólo llevamos cinco meses -casi seis- de los cuales llevamos la mitad encerrados en casa por culpa del maldito coronavirus. Sé que se está haciendo largo, pero si miramos atrás podremos comprobar que hace no mucho pasaban otras cosas en el mundo y nuestras preocupaciones eran otras.

Entre los muchos problemas que teníamos seguramente os acordaréis de esos aviones de Boeing que, de repente, comenzaron a dar fallos. En apenas 13 meses teníamos tres accidentes mortales y, curiosamente, los tres aviones eran el mismo modelo: 737 Max. ¿Coincidencia? La ciencia no cree en esas cosas.

Tras el último accidente las organizaciones competentes y la propia Boeing entendieron que era momento de parar la producción de este avión y de dejar en tierra todas las unidades que se habían vendido (casi 400 repartidas por todo el globo).

Esto dejó imágenes tan impactantes como las del parking de Boeing en Washington (EE. UU.) a reventar de Boeing 737 Max parados, como si de coches se tratasen. Hemos adjuntado el vídeo porque es impactante.

Pues bien, una vez que se detectaron estos errores en Boeing anunciaron el diciembre pasado que cesarían la fabricación del avión durante unos meses, para empezar de nuevo “a un ritmo bajo, ya que implementa más de una docena de iniciativas enfocadas a mejorar la seguridad en el lugar de trabajo y la calidad del producto”.

Eso sí, hay que indicar que, si bien en Boeing vuelven al trabajo, la FAA (en español la admistración federal de aviación) aún no ha autorizado a este modelo volver a prestar servicio en vuelos comerciales. Y es que las investigaciones han descubierto numerosos fallos en el software, aparte del problema con el sistema de control de vuelo del MCAS que ha sido identificado como la causa de los accidentes mortales.

Mientras que Boeing reanuda la producción y la FAA le advierte de que aún hay cosas por arreglar y mejorar si quieren volver a prestar servicio, hay que recordar que la compañía americana Boeing ha anunciado recientemente que despedirá a casi 7.000 empleados debido al impacto que ha tenido el coronavirus en su sector.