La sonda Cassini se encuentra ya inmersa en la última de sus misiones: la “Grand Finale”. En su último tramo de vida, la sonda se ha sumergido entre Saturno y sus anillos, estableciendo así un hito sin precedentes en la navegación espacial.

En este último suspiro la sonda recolectará datos de vital importancia para la comprensión acerca de la formación y evolución de planetas gigantes y sistemas planetarios en general.

BREVE HISTORIA DE CASSINI

Cassini llegó a Saturno en 2004 tras 7 años de largo viaje. Desde que comenzó su misión en la órbita del gran planeta, muchas han sido sus aportaciones a la Ciencia. Esta misión nos ha ayudado a expandir nuestro conocimiento sobre los planetas donde podría existir vida y nos ha mostrado que su gran satélite, Titán, es uno de los mundos encontrados más parecidos al nuestro.

cassini rewisor

Titán, la luna más grande de Saturno fotografiada por Cassini. [Créditos: NASA/ESA]

La misión nos ha servido también como portal al pasado. Dándonos una nueva visión para entender procesos físicos que se dieron en la formación del Sistema Solar, nos ha mostrado la complejidad de los anillos y los procesos que allí tienen lugar, y así un sinfín de misterios han sido destapados por esta misión.

Pero todo tiene un final, y el de Cassini está previsto para Septiembre de este año, no sin antes dejarnos boquiabiertos de nuevo.

LA DESPEDIDA

Tras su último acercamiento a Titán el 21 de Abril, y aprovechando su tirón gravitacional, la sonda se dirigió hacia la brecha de 2400 kilómetros existente entre la atmósfera de Saturno y sus anillos, sumergiéndose así 1600 kilómetros en las nubes del planeta. Cassini pasará por esta región un total de 22 veces, hasta que desaparezca inmersa en la atmósfera de Saturno el 15 de Septiembre.

Para hacernos una idea de lo que esta maniobra supone, la velocidad de Cassini en esta región es de aproximadamente 123.500 kilómetros por hora (relativa a Saturno), ¡casi nada!
Debido a esta velocidad, Cassini se protege del posible impacto de partículas usando su antena como escudo, lo que hace que durante sus tránsitos se pierda el contacto entre la Tierra y la sonda.

CÓMO NO TE VOY A QUERER…

La Tierra y la luna vistas por Cassini. Al fondo, en algún lugar, estás tú. [Créditos: NASA/ESA]

Durante la exploración de está región de Saturno, tomará datos únicos. Creará mapas de los campos gravitacional y magnéticos del planeta, revelando su estructura interna y, posiblemente, arrojando luz acerca de la velocidad de rotación de Saturno. Medirá la masa de sus anillos ayudando así a entender su origen. Escaneará la atmósfera e ionosfera del gigante. Nos mostrará Encélado, así como los anillos y las nubes del planeta, por última vez.

Tras esta misión pasarán muchos años hasta que volvamos a ver imágenes tan reveladoras de Saturno y sus satélites. Para no quedarnos con las ganas Cassini ya nos ha mandado la primera sorpresa: una imagen de la Tierra y la Luna con los anillos de Saturno en primer plano, ¡una auténtica maravilla!