Son pocos los trabajos (si es que los hay) que combinen la actividad suficiente para combatir el sedentarismo y viceversa.

Este exoesqueleto flexible, diseñado por el estudio suizo Sapetti, quiere conseguir que su portador pueda sentarse y ponerse de pie cuando sea necesario de una forma cómoda, sin que para ello sufra ninguna parte del cuerpo.

La silla Chairless está diseñada para talleres o fábricas, donde los trabajadores pasan de estar de pie a sentarse en todo momento. Además, así se eliminan las sillas tradicionales que, en muchas ocasiones son más un obstáculo que una ayuda.

Chairless, al ser un esqueleto portátil permite a los usuarios caminar sin ningún tipo de obstáculo, a la vez que proporciona un apoyo instantáneo una vez que el portador cambia a una posición de flexión o cuclillas. Una forma de eliminar la tensión física y, como consecuencia, reducir las bajas y la jubilación anticipada.

Este diseño ha sido creado para la compañía suiza Noonee, que se autoproclama como el primer proveedor mundial “dispositivos ergonómicos y mecánicos portátiles” cuya silla es el primero de sus productos.

“Con Chairless, los clientes de Noonee no sólo pueden mejorar el entorno ergonómico para sus empleados, mejorando la postura corporal, sino también resolver y prevenir ciertos desafíos de salud y seguridad en el trabajo, y proporcionar condiciones de trabajo apropiadas a la edad para sus empleados envejecidos” asegura Marc Sapetti, fundador de Sapetti.

El marco de la silla se ajusta para adaptarse a las diferente altura y envergadura, y también se adapta a los varios tipos de calzado de trabajo. Está fabricado principalmente de poliamida, por su ligereza y durabilidad.

Para entender las necesidades de los trabajadores Sapetti tardó dos años en desarrollar el prototipo, junto con los ingenieros Zuhlkey trabajaron estrechamente con los trabajadores de compañías como Audi, Seat, Skoda, Daimler, BMW y Renault.

Hasta ahora el desarrollo de exoesqueletos ha estado enfocado a personas con movilidad limitada desarrollando sistemas de impresión 3D o prendas de vestir equipadas con ‘músculos eléctricos’. Otros como The Third Thumb Project, ha creado un sexto pulgar que nos abre un nuevo mundo de posibilidades, ya sea para mejorar nuestro propio cuerpo o para proporcionarle aquello de lo que carece.