Estamos en pleno terremoto publicitario por culpa de los movimientos sociales que están sacudiendo Estados Unidos. Racismo, mensajes de odio, fake news… Parece que el país de la libertad está viviendo un 2020 aún más complicado que el nuestro y no parece que tengan vistas a arreglarlo en los próximos días.

Pues en mitad de todo esto algunas empresas han dicho basta y, entre ellas, está Coca-Cola. El gigante de los refrescos ha decidido que no va a publicitarse en ningún sitio a partir del 1 de julio y sin fecha de retorno (aunque se espera que sólo dure un mes la protesta).

[Crédito: Unplash]

“A partir del 1 de julio, The Coca-Cola Company detendrá la publicidad en todas las plataformas de medios sociales a nivel mundial durante, al menos, 30 días. Nos tomaremos este tiempo para reevaluar nuestros estándares y políticas publicitarias para determinar si es necesario hacer revisiones internas y ver qué más debemos esperar de nuestros socios para eliminar de las plataformas el odio, la violencia y el contenido inapropiado”, declaró James Quincey, CEO de la compañía, en su página web.

Como veis, esta decisión viene motivada por el hartazgo de las compañías ante la pasividad de algunos medios (Facebook e Instagram principalmente) con respecto a los mensajes de odio y la desinformación. Esta reivindicación los ha llevado a tener que retirar la publicidad de sus productos en dichas plataformas para obligar a las redes y a los medios a actuar de una vez por todas.

La gratuidad de ser dañino en Facebook y en Twitter portada alternativa Mark Zuckerberg

La campaña “Stop Hate For Profit” es quien ha puesto en marcha este boicot a nivel nacional en Estados Unidos, pidiendo que las compañías dejen de anunciarse en los medios sociales que permiten que los discursos del odio se expandan. Gigantes como Unilever o Verizon fueron las primeras en dar el paso, y tras ellas siguieron otras como The North Face, Patagonia, Ben & Jerry’s y Honda. Ahora mismo hay más de 100 marcas comprometidas con la causa.

Pero en el caso de Coca-Cola ellos han dado un paso más, ya que no se han limitado en quitarle la publicidad a Facebook e Instagram, como han hecho casi todas, sino que lo que han decidido es desaparecer de cualquier red social y de cualquier medio durante el próximo mes. Literalmente ellos han hecho un fundido a negro.

[Crédito: Unplash]

Por su parte, la empresa de Mark Zuckerberg ha querido dar su versión (a través de unas declaraciones a The Verge) y explicar de qué forma están afrontado la situación: “Nos hemos sometido a una auditoría de derechos civiles y hemos prohibido 250 organizaciones de supremacía blanca que tenían páginas en Facebook e Instagram. Sabemos que tenemos trabajo que hacer y seguiremos trabajando con grupos de derechos civiles y otros expertos para desarrollar más herramientas, tecnología y políticas para continuar la lucha”.

Mientras las compañías deciden retirarse de las redes sociales y Coca-Cola directamente de cualquier canal de comunicación por unos fines realmente respetables (combatir el odio siempre lo será), la verdad es que este movimiento les ha servido como acción de marketing inesperada, saliendo en todos los medios debido su desplante y, lo mejor, sin haber gastado un sólo euro. ¿Movimiento premeditado o casualidad?