Hay empresas que parecen estar destinadas a encontrarse. Ya sea por una misma visión del mundo, o porque sus líneas de negocio casan a la perfección, la realidad es que muchas veces nos quedamos delante de un escaparate o de un cartel viendo un anuncio y pensamos “¿cómo puede ser que hayan tardado tanto en hacer cosas juntos?”. Pues a mí esto me ha pasado en cuanto he visto la colaboración entre Ikea y Lego.

La compañía sueca (Ikea) y la compañía danesa (Lego) han anunciado que la unión hace la fuerza y que lanzarán una colección juntos, pensada para los más pequeños de la casa -y no tan pequeños que aquí a todos nos gusta Lego-, y con el objetivo de enseñar a ser ordenados construyendo.

[Ejemplo de que los niños se lo pueden pasar muy bien con esta colabo – Crédito: Ikea]

Sí, como habéis leído, desde Ikea y Lego saben que si los niños tienen muchas cosas buenas, una de ellas no es la meticulosidad a la hora de ordenar su habitación. Y ahí los Legos tienen bastante culpa, ya que todos hemos visto un salón lleno de piezas sueltas por el suelo (y todos sabemos lo mucho que duele pisar una de esas piezas). Para ello, Rasmus Buch Løgstrup, el diseñador de Lego que ha liderado el proyecto, decidió que era hora de solucionarlo.

Pero, ¿de qué forma podían arreglar un problema tan antiguo cómo el sol? Pues lanzando una solución de almacenamiento de juguetes. Esta solución se llama Bygglek y es realmente simple, ya que lo que venderá Ikea serán cuatro cajas blancas de diferentes tamaños las cuales están diseñadas para almacenar cientos de ladrillos. La parte ingeniosa es que sus tapas e interiores están cubiertos con tacos de Lego, por lo que los niños pueden adaptar sus creaciones a las cajas, ya sea para guardarlos o para que las mismas cajas sean parte de sus juguetes.

Ikea y Lego una unión muy afortunada
[Ejemplo de cómo se pueden usar estas cajas – Crédito: Ikea]

Según podemos leer en Fast Company, los diseñadores trabajaron con psicólogos infantiles, los cuales señalaron que los niños no necesariamente ven los ladrillos en el suelo como un desastre, sino que lo ven como un entorno creativo y juguetes en proceso de construcción.

Løgstrup dijo que su objetivo era encontrar una manera de resolver un problema tanto para los padres como para los hijos: “Si podemos hacer un dispositivo de almacenamiento que pueda ser parte del juego, entonces tendremos éxito”.

[La imaginación es el límite para los más pequeños – Crédito: Ikea]

La nueva línea (Bygglek) estará disponible en Estados Unidos este octubre y los precios son: 9,99 dólares por el juego de tres cajas pequeñas, y subirá hasta los 14,99 dólares con la caja más grande. Y como parte de esta línea, Ikea también venderá un juego de 201 bloques de Lego por 14,99 dólares.

Empezamos montando juguetes de niños y acabamos montando muebles de adultos. La vida es montar e Ikea y Lego tienen mucho en común.