La nueva normalidad ha venido de la mano de un nuevo complemento. La mascarilla es ahora, junto con las llaves, eso por lo que te tienes que dar la vuelta a casa si se te ha olvidado. Podrá ser molesta, incómoda, pero al llevarla somos todos conscientes y consecuentes de que el virus sigue ahí afuera.

Pero como muchos cambios en la vida, la mascarilla viene sin libro de instrucciones. En sí, debería ser algo fácil, un trozo de tela que nos cubre la cara, ¿que más dificultad podría tener? Por precaución es importante: seleccionar la mascarilla adecuada, ponérsela y quitársela correctamente y, ahora, también guardarla correctamente.

Os traigo ideas y soluciones a esas dudas, intentando ofrecer siempre una alternativa ecológica. Retomando el post sobre tipos de mascarillas, ahora nos planteamos otra serie de dilemas. Uses mascarillas quirúrgicas, FFP2 o de tela, seguro que te preguntas día a día: ¿cuántas veces podemos reutilizarlas? 

En el post sobre cómo desinfectar mascarillas, recordamos que las mascarillas quirúrgicas, deben ser de un solo uso, “usar y tirar”; y que en las FFP2 muchas de ellas vienen marcadas con una “R” [de reutilizable] o NR [de no reutilizable] en la parte externa. Existen varias formas de descontaminarlas o reesterilizarlas y con ello poder ponérsela de 2 a 3 veces más antes de tirarlas.

En cuanto a las de tela, estas pueden lavarse a 60º para quedar limpias y poder reutilizarlas tantas veces como queramos. Lo que deberás cambiar en cada uso es el filtro que debes añadir entre las telas. Os dejo estos filtros testados que podrían serviros, vienen en packs de 50 hasta 100 unidades.

[Imagen de Amazon, filtro protector de carbón activado PM2.5]

Es cierto que mucha gente usa filtros como los del café, toallitas de bebe, etc. Pero hay que tener cuidado, ya no solo porque no filtre y no nos proteja, sino porque podemos estar inhalando productos que no son precisamente muy buenos para nuestra salud.

Luego tenemos el momento de llegar a una terraza, casa o playa y no saber qué hacer para guardar la mascarilla. De forma natural a muchos nos sale doblarla y meterla directamente al bolsillo, o ponérsela en el codo. Pero si queremos llevar un buen cuidado de nuestra mascarilla, deberíamos guardarla en una bolsa transpirable, como una de papel o, directamente, en un sobre.

Buscando alternativas, he encontrado estos estuches por prefieres ver otras opciones:

Estuche de almacenamiento para la mascarilla [9,99€]

[Imagen de Amazon, estuche para la mascarilla]

Caja de almacenamiento de mascarillas antipolvo [3,75€]

[Imagen de Amazon, caja de almacenamiento]

Caja de almacenamiento plegable [4,28€]

[Imagen de Amazon, caja de almacenamiento plegable]

Estuche para mascarillas [3,99€]

[Imagen de Amazon, estuche para mascarillas]

Es importante tener en cuenta que la parte limpia de la mascarilla es la interna, la que llevamos pegada a la cara, esa parte hay que tocarla lo menos posible.

¿Qué hacemos con la mascarilla al llegar a casa?

Al llegar al hogar hay dos opciones: tirarla (quirúrgicas) o lavarla (tela), dependiendo del modelo -recordar que las quirúrgicas tienen una esperanza de vida de unas cuatro horas de uso, no las tiréis antes-. Y que no se me olvide, las mascarillas se tiran en el contenedor de residuos orgánicos, no donde los envases.

Para los usuarios de Android existe una aplicación llamada “Identificador de mascarillas”, que ha sido desarrollada por la Unidad de Investigación Traslacional del Hospital General Universitario de Ciudad Real. Con esta app buscan informar, partiendo de la evidencia científica disponible, en materias como la elección de la mascarilla más adecuada, la protección que ofrece cada una de ellas y varios consejos para estar protegido.

[Imagen de la app disponible en Google Play]

Imaginemos que las mascarillas son como los calcetines. No sueles volver a utilizarlos después de usarlos un día entero caminando, ¿verdad? Ni los cuelgas del llavero de casa para que no se te olviden. Pues aquí estamos en las mismas. Existen medios para cuidarlas y hacer un buen uso de este complemento que nos está ayudando en esta nueva normalidad. A seguir cuidándose, que el virus no es de los que se coge vacaciones.