Estamos en plena locura epidemiológica por culpa del coronavirus -con España a punto de llegar a los 1.000 infectados-, así que lo que tocaba para comenzar la semana era comentar lo que están haciendo otros países en su lucha por frenar la epidemia y, sinceramente, la táctica de Corea del Sur nos ha parecido de lo más curiosa.

Las nuevas tecnologías están para utilizarse, o eso han debido pensar en el país asiático, famoso por sus empresas punteras (no olvidar que Samsung o LG son de allí) y sus avanzadas infraestructuras. Así que, siguiendo esa lógica de pensamiento, el gobierno ha decidido aprovecharse de los smartphones de los ciudadanos y de sus recursos para poder controlarlos. Pero vamos a explicar esto mejor.

Con casi 6.300 casos y más de 40 muertes confirmadas, Corea del Sur se ha convertido en el país con el mayor brote de coronavirus fuera de China. Y como resultado, el gobierno de Seúl ha decidido tomar medidas extremas en un intento de frenar la propagación de la enfermedad. ¿Y qué han hecho? Pues poner en cuarentena a miles de personas. Eso sí, la cuarentena es en sus casas, no en hospitales.

Sin duda es una medida preventiva de lo más efectiva, ya que el coronavirus sólo puede contagiarse si hay contacto, por lo que una actitud responsable por parte de los ciudadanos podría ser la acción más útil en estos momentos. ¿El problema? Que es muy difícil controlar a esos miles de ciudadanos que has mandado a sus casas.

Pero si hay un problema hay una solución -o eso nos han dicho siempre en clase-, y el gobierno coreano parece tenerla: una aplicación para móviles que puede monitorizar a los ciudadanos durante la cuarentena.

La aplicación, desarrollada por el Ministerio del Interior y Seguridad, permite a aquellos a los que se les ha ordenado no salir de casa mantenerse en contacto con los especialistas de la salud e informarles de sus progresos. Por supuesto la aplicación usa el GPS para asegurarse de que no están rompiendo la cuarentena.

La aplicación, que se llama “protección de seguridad de autocuarentena”, se ha lanzado hoy para Android y se espera que para el 20 de marzo llegue a iPhone. Los funcionarios han asegurado que la intención es ayudar a manejar el creciente número de casos y prevenir a los pacientes que son “súper propagadores”, los cuales preocupan mucho al gobierno.

Eso sí, hay que destacar que la aplicación no es obligatoria, debido a que hay algunas personas que pueden tener dificultades para descargarla o utilizarla (personas mayores), y a que el gobierno respeta la voluntad de aquellos ciudadanos que no se la quieran bajar.

Y como la aplicación se ha convertido en un tema bastante mediático fuentes del gobierno aseguran que están dispuestos a compartir su tecnología con aquellas naciones que la soliciten. ¿Veremos a nuestro país pidiendo ayuda a Corea del Sur?