Son muchos los descubrimientos que se han hecho desde que el rover Curiosity aterrizara en Marte en 2012. Ahora, aprovechando el último, hemos querido recopilar los más importantes para que estés al día de todo lo que sucede en el planeta rojo.

Curiosity aterrizó ya hace cuatro años en Marte para explorar los sedimentos que se encuentran en el centro del cráter Gale (que representa un lapso de tiempo de decenas de millones a cientos de millones de años). El principal atractivo para los científicos son las capas geológicas expuestas en la parte inferior de su montículo central, el monte Sharp.

El principal objetivo de la misión era determinar si esa zona alguna vez ofreció un entorno favorable para los microbios. La misión tuvo éxito en su primer año cuando encontró un antiguo lago marciano de agua dulce de pH neutro. Ese agua se volvió un poco más ácida con el tiempo, y luego un poco más salada. Probablemente el lago se secó algunas veces y luego volvió a llenarse, a medida que subía el nivel del agua subterránea. Pero a pesar de todos estos cambios, el área concentraba todos los ingredientes químicos clave necesarios para la vida.

Los resultados de los ánalisis del rover Curiosity de la NASA en Marte muestran la existencia de compuestos orgánicos en el planeta rojo. La geóloga Jennifer Eigebrode del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA (Maryland) aseguró estar convencida de que los compuestos orgánicos están en todo Marte. Hasta el momento, los científicos no saben cuál es la fuente de estos productos orgánicos ni cómo han logrado sobrevivir en el entorno radiactivo de Marte, pero este descubrimiento no solo tiene implantaciones en la búsqueda de vida pasada si no también como apoyo para una implantación agrícola.

Sección del lago en dos periodos diferentes de tiempo: ahora y hace miles de millones de años. El agua que se movía debajo del suelo, así como el agua por encima de la superficie en antiguos ríos y lagos, proporcionaba condiciones favorables para la vida microbiana; si es que Marte alguna vez la acogió.

El equipo avanzó en la localización de posibles tipos de rocas que podrían preservar evidencias de vidas pasadas. El hallazgo más prometedor, según Grotzinger, ha sido una roca rica en sílice que es químicamente similar a las primeras rocas que se encontraron en la Tierra que contienen células fósiles. “El sílice es el gran material en la Tierra que sobrevive a todo”, dijo Grotzinger. “Si lo tienes precipitado desde el principio, es capaz de preservar las cosas que más te interesan y aparentemente Marte está haciendo esto”.

Curiosity también ha encontrado varios ejemplos de minerales ígneos primarios que están siendo alterados, “lo que esto nos está diciendo es que esa cuenca sedimentaria es un reactor químico, que esos minerales ígneos primarios se están transformando bajo diferentes circunstancias químicas en diferentes minerales”, “no estamos seguros de lo que esto significa, pero es muy interesante para la habitabilidad” afirma Grotzinger y añade que “los minerales de boro, hematita y arcilla subrayan la movilidad de los elementos y los electrones, y eso es bueno para la vida.”

El descubrimiento más reciente ha sido en las fracturas rocosas, en las que ha encontrado concentraciones cada vez más enriquecidas de boro, hematita y minerales de arcilla. En la Tierra el boro está ligado a la formación de ribosa, un componente clave del ARN (ácido ribonucleico, que desempeña diversas funciones en organismos celulares). “Todavía no hemos encontrado minerales que contengan boro, así que tenemos que ser cautelosos en eso, pero es bastante tentador”, dijo Grotzinger.

¿Cuál será el siguiente descubrimiento?