Todos queríamos que Cyberpunk saliese bien, pese a los precedentes de CD Projekt Red con la saga The Witcher (menudos jugazos y qué lanzamientos más desastrosos llenos de bugs y fallos). Pero queríamos creer, por nosotros, por ellos. Para muchos era el juego más esperado de la década, para otros el más esperado del año, y para mi lo que más deseaba desde el último Battlefield. Y es una pena, porque Cyberpunk 2077 es un desastre.

Comenzó su desarrollo hace ya más de 7 años, o al menos la primera vez que lo vimos fue el 10 de enero de 2013 con ese pequeño teaser de una chica siendo disparada. Lo que nos mostraron nos dejó con la boca desencajada y con ganas de más, muchísimo más. La gente de CD Projekt Red se metía de lleno en un juego con una base de fans muy grande (el juego de rol es famosísimo y muy querido) y que tocaría temas políticos y sociales muy potentes. El tren del hype había salido de la estación.

Pero ahí empezó nuestro calvario. Sin fecha anunciada se fue presentando durante los años en cada feria y en cada evento, poniendo los dientes largos pero no dando ningún dato al que aferrarse. Tened en cuenta que lo vimos por primera vez durante la generación de PS3 y Xbox 360.

En los últimos años la cosa aceleró. Nos dieron fechas, ocurrieron retrasos. No uno, tampoco dos, ni siquiera tres. Las cosas no olían bien, pero dimos el beneficio de la duda ya que los retrasos son nuestro pan de cada día.

Por fortuna llegó la fecha mágica, el día de lanzamiento: el 10 de diciembre de 2020, día de salida del Cyberpunk 2077. Y el golpe fue mortal.

Cyberpunk 2077 Blade Runner

Si bien las notas de la prensa que había tenido acceso al juego antes del lanzamiento nos hicieron creer (un 91 en Metacritic), cuando salió al gran público el embrujo cayó. Problemones de rendimiento en PlayStation 4 y Xbox One (incluidas las PS4 Pro y Xbox One X), bugs infinitos, texturas que no cargan, parches que no permiten jugar y toca reinstalar y un largo etcétera.

Y si nos vamos a PS5 y Xbox Series X lo único que tenemos es una versión del juego que es la retrocompatible de la generación pasada y donde las cosas van más o menos estables porque no pasa de 30 imágenes por segundo y con una resolución ya casi obsoleta. Es decir, se puede jugar, pero está muy lejos de lo que se le pide a la next gen (y seguimos sin noticias de cuando saldrá el parche correspondiente de las nuevas consolas).

La única versión que se salva es la de PC, y para ello debes tener un ordenador que de los 1.000 euros no baje si quieres disfrutarlo como se merece (nuestro caso, y ni aún así se puede jugar en gloriosos 4K y 60 FPS).

El desastre de Cyberpunk 2077 es tal que CD Projekt Red ha dado hoy un comunicado pidiendo perdón y asegurando que aquellos usuarios que quieran su dinero de vuelta no tendrán problema para devolver el juego.

Esto es un buen gesto, la verdad, pero encierra una verdad muy incómoda la cual podemos leer en la primera línea del comunicado: “sentimos no haberos mostrado la versión de la pasada generación (PS4 y Xbox One) antes de su estreno”. Esto, pero con palabras bonitas, suena a que sabían el desastre que era y no querían mala prensa antes del lanzamiento.

El gesto de devolver el dinero está bien (aunque hay bastantes leyes que obligan a hacer esto a las empresas que lanzan productos rotos, pero bueno le anotamos el tanto), pero encierra una verdad muy dolorosa para todos aquellos que disfrutamos los videojuegos y que, sobre todo, disfrutamos del trabajo de CD Projekt Red.

Cyberpunk 2077 Blade Runner

Los intereses comerciales y la presión económica han jugado, indudablemente, un papel crucial debido a que no podían dejar pasar la oportunidad de lanzar su juego para un parque de consolas que sobrepasa los 150 millones de unidades, porque eso sería haber perdido 150 millones de potenciales compradores. Lo puedo entender, pero no justificar, porque Cyberpunk 2077 es un desastre en PS4 y Xbox One como hacía tiempo que no se veía.

Desde la desarrolladora están trabajando en arreglar los problemas, habiendo anunciados dos grandes parches para enero y febrero, pero aseguran que en PlayStation 4 y Xbox One nunca se verá cómo debe porque las consolas no dan para más. El gesto valiente habría sido desechar la pasada generación y centrarse tan sólo en PC y nueva generación, pero eso iba en contra de los beneficios (antes del lanzamiento habían vendido ya más 8 millones de copias, una locura).

Por desgracia no puedo acabar este texto con un final feliz, porque no lo tiene. Lo que se ha hecho con Cyberpunk 2077 es un pena -yo como jugador lo lamento como pocas cosas- porque prometía ser de lo mejor de la década, sin despeinarse. El potencial está ahí, estoy seguro de que el juego es increíble, pero los árboles impiden ver el maravilloso bosque que es. Mi consejo, antes de irnos: jugadlo, pero dentro de unos meses, cuando se pueda disfrutar.