El Comité de Nomenclatura de Genes de la Organización del Genoma Humano (HGNC, por sus siglas en inglés) ha renombrado unos 27 genes que eran leídos por Excel como fechas. Aunque los cambios ya se produjeron a lo largo del año pasado, no han sido anunciados formalmente hasta esta semana, una decisión aplaudida por la comunidad científica.

De este modo, la HGNC, organismo encargado de estandarizar los nombres de los genes, ha dado respuesta a un problema que lastraba torpemente las investigaciones genéticas: al introducir la abreviatura alfanumérica de determinados genes en las hojas de cálculo, Excel las interpretaba por defecto como fechas. Así, por ejemplo, el gen Membrane Associated Ring-CH-Type Finger 1, cuyo símbolo es MARCH1, era traducido automáticamente por Excel como 1 de marzo.

Este ingenuo detalle ha comprometido durante años cientos de investigaciones. De hecho, en 2016 un estudió examinó 3.597 artículos para detectar el alcance de esta problemática. El resultado fue que en aproximadamente la quinta parte de las publicaciones analizadas estaba patente este error de Excel.

Aunque existen softwares más específicos, las hojas de cálculo se utilizan con bastante frecuencia en el seguimiento de investigaciones e incluso en la realización de ensayos clínicos. No obstante, este uso de Excel es bastante restringido, de ahí que la HGNC haya optado por tomar cartas en el asunto en lugar de esperar una respuesta por parte de Microsoft, a la que ya se había informado del problema. Además, el error afectaba solo a un puñado de las decenas de miles de genes existentes.

La solución ha consistido en introducir nuevos caracteres en las abreviaturas, para así evitar la confusión. De esta manera, por ejemplo, el ya mencionado MARCH1 se ha rebautizado como MARCHF1, al igual que el SEPT1 ha pasado a llamarse SPTIN1. Todos estos cambios han quedado almacenados en el registro de la HGNC.

Si bien el cambio de nombre de un gen es un procedimiento que ha de estar debidamente justificado, no es la primera vez que ocurre. Los primeros investigadores derrocharon creatividad a la hora de bautizar algunos genes. Este es el caso del INDY, abreviatura de I’m not dead yet, una curiosa forma de resumir su función: cuando muta, es capaz de duplicar la duración de la vida de las moscas de la fruta.

Poco a poco estas licencias han sido enmendadas por la HGNC y, actualmente, la nomenclatura de los genes debe seguir unas estrictas directrices. Por ejemplo, los nombres y los símbolos deben ser específicos y únicos respectivamente, solo se pueden utilizar letras latinas y números arábigos y no pueden deletrear palabras. Por lo tanto, al INDY no le quedó más remedio que cambiarse el nombre a SLC13A5 (Solute carrier family 13 member 5), aunque en el registro de la HGNC figura también su alias.