Los medios de comunicación, los eventos en vivo, el cine y la industria del entretenimiento y la información en general se han visto dramáticamente afectadas por la crisis del coronavirus.

Sony, como empresa angular, se ha aliado con la Digital Production Partnership (DDP) inglesa para ayudar a todos los involucrados buscando soluciones y respuestas a las dudas que surgen en plena incertidumbre.

“Las empresas que encuentren el equilibrio entre sus costes y el verdadero valor de su propuesta serán las que saldrán con éxito de esta situación”.

Así es como plantea Mark Harrison, CEO de DPP, la situación para las empresas de comunicación y Design for Tomorrow nace para ayudarlas a encontrar el equilibrio perfecto.

Un alianza para salvar la industria

La DPP (Sociedad de Productores Digitales) es una organización inglesa con fondos públicos y privados para maximizar el potencial de los productores y distribuidores digitales británicos.

[¿Volverán las conferencias? – Crédito: Unplash]

Sony participa como patrocinador para servir de punto de apoyo a una industria que necesita soluciones. Con este proyecto plantean una serie de workshops, seminarios y líneas guía para afrontar todos los aspectos relevantes para el sector.

DPP les ayudará a replantear sus modelos de negocio cuando sea necesario y trabajará en el desarrollo de las tecnologías necesarias para seguir prestando servicios en un mundo cambiante.

Personas primero, tecnología después

El coronavirus ha sacudido los cimientos de la industria, disparando el crecimiento de algunos sectores en auge, como las plataformas y servicios de streaming o los eSports, y tirando por tierra los planes de los festivales, organizadores de conciertos y salas de cine.

Zoom no piensa encriptar las llamadas de su servicio gratuito

La preocupación del sector es natural aunque Peter Sykes, encargado del departamento de soluciones profesionales, cree que hay un espacio para todos siempre y cuando sepan encontrar su propuesta de valor.

La clave, dicen, está en pensar en el cambio de comportamiento de los usuarios y cómo adaptarse a ellos para después encontrar las soluciones tecnológicas que los acompañen.

Trabajar en los protocolos de internet y servicios en la nube accesibles para todos y optimizar el trabajo en remoto serán dos de los puntos clave en el futuro.