Ya sabéis que este 2021 está siendo duro. Apenas hay lanzamientos, apenas hay consolas, la generación pasada sigue siendo la que manda y no tiene pinta de que en los próximos meses cambie la cosa. Y, aun así, la maquinaria tiene que seguir rodando. Ejemplo de ello es Destruction AllStars, el nuevo juego de PlayStation 5.

Y es que pese al puñado de PS5 que hay en el mundo (y cuando digo PS5 podría decir Xbox Series X o gráficas de Nvidia y AMD), la gente de Sony sigue haciendo el esfuerzo de lanzar títulos por y para sus nuevos usuarios. Primero fue Miles Morales, luego Demon’s Souls y ahora Destruction AllStars, siendo este el juego que hoy os traemos para analizar.

Multijugador como servicio

A diferencia de los dos primeros lanzamientos de Sony que hemos recordado hace un momento, Destruction AllStars no es un juego singleplayer con historia -campo en el que los estudios de Sony suelen dar el do de pecho- sino que cambia de tercio para dirigirse a un género muy de moda: el multijugador como servicio.

Para quien no lo conozca, Destruction AllStars es un juego en el que llevamos a uno de los 16 héroes que actualmente se pueden elegir y donde tendremos que tirarnos de cabeza a un estadio lleno de coches.

El juego se sucede tanto dentro del coche como fuera, ya que, si la mecánica principal es destruir los coches rivales a base de poderosos golpes, a nosotros también pueden destruirnos, por lo que salir del coche en el momento exacto y escapar de la muerte (momentánea en casi todos los modos de juego) será también una acción recurrente.

Los personajes tienen habilidades especiales, y los coches a escoger están libres por el mapa, por lo que las partidas son una sucesión de explosiones, golpes, saltos locos, y robos de vehículos (como el GTA pero con una mecánica curiosa) que pueden ponerte el corazón a mil.

Divertido, pero no sabemos su recorrido

Yo me he echado unas 20 partidas desde que el 2 de febrero saliese el juego dentro de la suscripción de PS Plus (los suscritos a este servicio tendrán el juego hasta el 5 de abril, después habrá que comprarlo aparte), y la verdad es que lo he disfrutado mucho.

Son partidas cortas y frenéticas, donde la adrenalina fluye sin parar gracias a que el apartado técnico (muy cartoon) es bastante bueno, a que los golpes están muy bien recreados y el sonido del turbo ruge con fuerza y, también, porque el mando DualSense hace su trabajo con vibraciones muy trabajadas (sientes cada golpe, cada acelerón. Es genial a nivel de sensaciones).

Ahora mismo tenemos cuatro modos, bastante diferentes entre sí (el clásico todos contra todos, duelo por equipos, el último que quede en pie, etc.) y pesado no se hace. Pero no sé si a la larga aguantará el envite. O lo que es lo mismo, no sé cuanta gente lo comprará el día que salga del PS Plus.

Conclusiones

¿Tenéis una PlayStation 5? Tenéis que haceros con el PS Plus -este mes han metido Control Ultimate Edition, uno de los mejores juegos de 2019 y han actualizado God of War a 4K y 60 FPS, que lo hace aún más disfrutable-. Vale, ¿ya te has hecho con la suscripción? Pues ponte a bajar el Destruction AllStars, estoy seguro de que lo vas a disfrutar. No sé por cuanto tiempo, pero te lo vas a pasar bien.