Disney planea seguir creciendo en el mercado de plataformas de streaming. El CEO de la compañía, Bob Chapek, ha anunciado hoy el lanzamiento de un nuevo servicio de streaming fuera de Estados Unidos. La plataforma, llamada Star, solo ofrecerá contenido propio y tendrá un perfil más variado y menos familiar que Disney+.

Aunque se desconocen detalles como en qué países estará disponible el nuevo servicio y cuál será su fecha de lanzamiento –cuestiones que se tratarán en la próxima reunión de inversores–, lo que ya es seguro es que Star difundirá contenido de canales como ABC, FX y Freeform y de las productoras Searchlight y 20th Century Studios, todos ellos propiedad de Disney. Es decir, al contrario que Hulu, otra de las plataformas de streaming del gigante del entretenimiento, Star no agregará contenido de terceros.

Disney ya había anunciado el año pasado su voluntad de abrir Hulu, plataforma específica de Estados Unidos –y de Japón, pero allí es operada por Nippon TV–, al mercado internacional en 2021 para cubrir así contenidos que, por sus características, quedan fuera del catálogo de Disney+. Sin embargo, en mayo Chapek aclaró que estos planes no eran inmediatos. En su lugar, por el momento, el gigante del entretenimiento ha optado por lanzar directamente una nueva plataforma.

Chapek ha explicado que esta diferenciación entre Hulu y Star responde a la forma en que la compañía plantea entrar en el mercado internacional. La clave está en que Star, a diferencia de Hulu, ya es una marca con reconocimiento internacional, puesto que se trata de un conglomerado mediático de origen indio que pasó a manos de Disney como parte del acuerdo con Fox.

La nueva plataforma confirma las intenciones de Disney de apostar claramente por los servicios de streaming. Prueba de ello es que hoy mismo la compañía estadounidense ha anunciado que renunciará a los cines y estrenará la nueva película de Mulán, cuyo presupuesto asciende a 200 millones de dólares, directamente en Disney+, aunque con un precio extra de 29,99 dólares.

La maniobra es sin duda arriesgada, pero las plataformas de streaming son últimamente la única alegría de Disney. Debido al cierre de los parques por la COVID-19, la “fábrica de sueños” ha sufrido unas pérdidas de 4.718 millones de dólares en el segundo trimestre del año. Esta cifra, unida a los modestos 475 millones ganados durante el primer trimestre, supone una caída de los ingresos del 15% en lo que va de año.

Mientras tanto, las plataformas de streaming del gigante del entretenimiento –ESPN+, Disney+ y Hulu– han alcanzado los 100 millones de suscriptores, de los cuales 60 millones corresponden solamente a Disney+. Esto significa que Disney+ ha batido el objetivo previsto a cinco años vista en tan solo nueve meses, sin haber comenzado siquiera su andadura en Latinoamérica, a donde llegará oficialmente en noviembre. En definitiva, está claro que Disney+ ya brilla con luz propia entre las plataformas de streaming. Ahora habrá que ver si Star sigue sus pasos y hace honor a su nombre.