Han pasado siete años desde que Amazon empezó a fantasear con la idea de drones entregando paquetes a domicilio. Hasta la fecha todo habían sido anuncios y pruebas, pero ahora Amazon ha conseguido finalmente la autorización de la Administración Federal de Aviación (FAA) estadounidense para usar drones en la entrega de paquetes. Con este permiso, Prime Air, el servicio de entrega con drones de Amazon, está un paso más cerca de convertirse en realidad.

Concretamente, Amazon ha obtenido un certificado de transportista aéreo llamado Part 135, necesario para volar, más allá de la línea visual, drones que transporten una propiedad privada a cambio de una compensación económica. De este modo, el gigante del comercio electrónico se prepara para alzar el vuelo. Su objetivo es utilizar drones para hacer entregas en media hora.

Para otorgarle la certificación, la FAA ha revisado los manuales y protocolos de la compañía de Jeff Bezos. Ha comprobado que los drones de Amazon pueden hacer entregas de forma segura. Según la solicitud, los paquetes no superarán los 2,27 kilos –5 libras–, justamente el peso máximo que el último dron de Amazon es capaz de cargar.

El MK27, nombre con el que Amazon ha bautizado a su última aeronave no tripulada, fue presentado el verano pasado en la conferencia re:MARS (Machine Learning, Automation, Robotics and Space), celebrada en Las Vegas. Tiene forma hexagonal y puede volar hasta 24 kilómetros. Además, es silencioso e incorpora una avanzada tecnología de conciencia espacial que le permite evitar chocarse con otros objetos.

[Imagen del dron Amazon Prime Air – Crédito: Amazon]

Amazon ha invertido grandes cantidades en su flota de drones y en toda la red logística de Prime Air, pero no es la única. Y tampoco la primera. De hecho, Amazon es la tercera compañía en recibir la autorización de la FAA para el uso de drones en la entrega de paquetes comerciales, después de que UPS y Wing –empresa subsidiaria de Alphabet, que es la matriz de Google y YouTube– se le adelantaran el año pasado.

UPS ya ha utilizado la licencia para entregar material médico en dos hospitales de Carolina del Norte y Wing ha hecho lo propio en Christiansburg, una localidad de Virginia. Sin embargo, de momento se trata de entregas aisladas y la entrada en escena de Amazon tampoco parece ser inmediata. El uso de drones se enfrenta todavía a desafíos técnicos y legales. Según Bloomberg, la FAA no ha establecido aún estándares para las entregas aéreas autónomas y debería también diseñar un nuevo sistema de tráfico aéreo para drones.

Tanto en Estados Unidos como en Europa las autoridades se afanan por desarrollar las regulaciones necesarias para el uso generalizado de drones. En tiempos de coronavirus y de distanciamiento social, los drones pueden ser una solución logística muy interesante, pero parece que todavía no estamos preparados para que el cielo se llene de pequeñas aeronaves no tripuladas.