El mundo entero está sufriendo los efectos del coronavirus. Vuelos cancelados, regiones aisladas, suspensión de clases, teletrabajo… y eventos cancelados. La evolución de la epidemia está llevando a los gobiernos y a las administraciones a actuar rápidamente para frenar los contagios y, obviamente, las ferias donde se reúnen miles de personas son un riesgo que no se pueden permitir.

Pese a que hace unos días la ESA (Entertainment Software Association) aseguraba que el E3 de 2020 en Los Ángeles se iba a celebrar, como cada año, ahora la máxima responsable del evento parece no verlo tan claro.

Medios americanos de bastante peso, como Bloomberg o Ars Technica, llevan desde primera hora de la mañana anunciando que esta edición del E3 no se llevará a cabo por miedo al coronavirus, y los organizadores de la feria acaban de confirmarlo.

El evento, que tiene lugar la ciudad de Los Ángeles (California, EEUU), parecía otra pieza del dominó que tenía que caer tarde o temprano, y más después de haber visto como se cancelaban citas tan importantes como el MWC o la GDC.

El E3, que lleva celebrándose desde 1995, vivirá su primera cancelación después de haber sobrevivido a todo tipo de epidemias y situaciones adversas, hecho que nos permite entender mejor la gravedad de la situación.

Pese a que el comunicado aún no se ha hecho oficial Devolver Digital, una de las empresas protagonistas de la feria desde hace años, ha puesto un tuit hace un rato diciendo que “cancelen sus vuelos y hoteles del E3”, siendo esto un indicativo de lo más claro.

El E3, que desde hace unos años para acá había perdido algo de fuerza debido a los desplantes de Sony, al aumento de importancia de otras ferias como las de Colonia o Tokio, y a que cada vez más compañías se montan la fiesta por su lado, dejará huérfanos a los miles de jugadores que esperaban, por fin, un E3 potente con muchas de novedades.

Xbox Series X Phil Spencer da nuevos datos de la nueva consola de Microsoft retrocompatible 4K

Este 2020 es el cambio de generación, se espera que Sony y Xbox muestren sus nuevas consolas (PlayStation 5 y Xbox Series X) y que empecemos a ver los primeros juegos que lleguen a estas nuevas máquinas. O eso creíamos, porque la crisis del coronavirus puede cambiar todo esto de un plumazo.

Desde China tienen problemas para abastecer al resto del mundo -ya que muchas de sus fábricas están paradas-, y las economías a nivel global están sufriendo duras caídas. Si juntamos estos dos factores, la cosa no pinta bien. Ni para el sector de los videojuegos ni para nadie.