Los tiempos modernos traen nuevos inventos. Y si hay un sector que nunca deja de innovar y de invertir millones ese es el militar. Exoesqueletos, inteligencia artificial, robots, drones…. y ahora rayos láser. La industria de la guerra es quien empuja al mundo hacia adelante.

Como bien se recuerda lo que hoy utilizamos para que podáis leer estas líneas -hablo del internet- surgió de una idea militar. Y os preguntaréis, ¿y esto a qué se debe? Pues a que si bien la tecnología siempre tiene margen de mejora e innovación hace falta dinero para ello, y en eso de tener dinero los Ministerios de defensa se llevan la palma.

[U.S. Navy photo/Released]

Pues bien, una vez visto y entendido todo esto, es momento de hablar del siguiente gran paso del ejército americano en su lucha armamentística, ya que, por fin, los rayos láser entran en escena, y digo por fin porque como buen fan de Star Wars es una cosa que, en el fondo, todos esperábamos.

Según informa la propia página web de la marina norteamericana, el buque de transporte USS Portland inutilizó el 16 de mayo a un vehículo aéreo no tripulado (conocidos como UAV) con un “Demostrador de Sistema de Armas Láser de Maduración de Estado Sólido”, o como lo han llamado ellos: un LWSD.

Tal y como cuenta el escrito, el uso de este láser de alta energía en un barco de la Flota del Pacífico es la primera vez que ocurre en la marina americana, si bien llevan trabajando en este tipo de tecnologías desde hace más de 50 años.

En concreto, las armas de energía dirigida (DEW), incluyendo los láseres, están en los planes del Ministerio de defensa desde los años 60. Para quien no lo sepa, los DEW se definen como sistemas electromagnéticos capaces de convertir la energía química o eléctrica en energía irradiada y enfocarla a un objetivo, lo que provoca un daño físico que “degrada, neutraliza, derrota o destruye la capacidad de un adversario”.

Los portavoces de la marina defienden este tipo de armas láser en un contexto en el que los vehículos cada vez son más variados y donde los drones tienen una gran relevancia en el campo de batalla: “El desarrollo por parte de la Armada de DEW como el LWSD, proporciona beneficios inmediatos a los combatientes y proporciona al comandante un mayor espacio de decisión y opciones de respuesta”.

Estábamos equivocados al afirmar que el futuro era mañana… el futuro es hoy, a los hechos me remito.