Muchas veces hemos hablado del reconocimiento facial en Rewisor, de sus pros y de sus contras, pero siempre desde el realismo que supone utilizar esta tecnología que, por mucho que algunos se hayan empeñado en asegurar, no es perfecta. Tiene sesgos, en ocasiones puede llegar a ser racista y su utilización a veces es poco ética. Y la cuestión es que, además de todo esto, parece ser que los ciudadanos no la quieren en las calles.

Y esto no es algo que nos hayamos sacado nosotros de la chistera, sino que es una opinión basada en hechos. Si primero fueron Boston, San Francisco y Oregón, ahora llega Portland, concretamente Maine, quien se une a la lista de ciudades que no quieren que esta tecnología se utilice en la vida pública.

[Crédito: Unplash]

La decisión se ha tomado a través de las urnas, tras prosperar una iniciativa presentada por el grupo político Socialistas Demócratas de América -la formaba parte de una serie de iniciativas progresistas que incluyen un salario mínimo de 15 dólares la hora y nuevos límites a los alquileres- y haber sido aprobada por el consejo municipal este agosto como ordenanza preliminar. Ahora, en septiembre, la prohibición del uso del reconocimiento facial se ha oficial y no podrá ser revocada, al menos, hasta dentro de cinco años.

Esta nueva medida también da cobertura a los ciudadanos, ya que añade penas concretas de -mínimo- 1.000 dólares a aquellos que utilicen esta tecnología en contra de la ordenanza. Las violaciones de esta medida, además, se establecen como motivo de despido o suspensión a empleados públicos. Eso sí, el uso de la tecnología en el sector privado no se ve afectado por la ordenanza.

Ilegalizar el reconocimiento facial por parte de la Policia
[Crédito: Unplash]

Este movimiento de rechazo no es algo nuevo, como antes hemos comentado, aunque el movimiento Black Lives Matter de este año -donde los disturbios y las cargas policiales han sido una constante en el país de las libertades- ha sido uno de los grandes causantes de este giro hacia la privacidad y el anonimato.

Y recogiendo el testigo, no podemos olvidar que varios legisladores demócratas en Estados Unidos presentaron en junio una propuesta para que se prohíba el uso del reconocimiento facial por parte de los organismos federales, algo que va mucho más allá de Maine o Boston, ya que afectaría a todo el país.