Uno de los títulos más esperados en 2020 acaba de aterrizar en nuestras PlayStation 4: The Last of Us Parte 2. Acompañado de una espectacular campaña comercial que ha avivado nuestro interés por el nuevo título de Naughty Dog, la segunda entrega de este aclamado survival horror lleva como leit motiv el odio, diametralmente opuesto al mensaje principal de la anterior entrega: el amor.

The Last of Us revolucionó el género de terror de supervivencia y el de zombis rompiendo los moldes para convertirse en un título con personalidad propia. Si bien apela al miedo primordial del ser humano de tener a un depredador superior, no se limita a ofrecernos al zombi clásico del cine de Romero. El cordyceps provocó un cataclismo universal —e incómodamente familiar— que llevó al mundo al apocalipsis, y la humanidad aprendió a reconstruirse de nuevo y sobrevivir, pese a todo. En su día a día, deben proseguir con su vida mientras mantienen a raya a los infectados en sus diversos estadios de evolución.

Sin embargo, The Last of Us y su recién estrenada Parte II no trata de la guerra contra los infectados, sino de cómo una situación extrema saca a flote las mayores miserias del ser humano. Así, las personas se convierten en el monstruo más peligroso en una distopía donde sólo cuenta la propia supervivencia. A lo largo de ambos títulos conocemos a personajes que se mueven por el egoísmo, el miedo a la soledad, el fanatismo o la sed de dominación.

Compañera y protagonista

Y, no obstante, en el post-apocalipsis existe espacio para el amor, la belleza, la paz. The Last of Us es una saga llena de contrastes: entre las ruinas de las ciudades se entremezclan la naturaleza salvaje que se abre paso entre los vestigios de una civilización antigua. Y, a pesar del sufrimiento, descubrimos historias de amor que se surgen, que se alimentan y evolucionan. Es el caso de cómo Joel y Ellie pasan de una relación profesional de contrabandista-escoltada a descubrirse y adoptarse mutuamente como familia.

Neil Druckmann, durante una entrevista para The Telegraph, describe cómo las relaciones han sido siempre el núcleo de su obra: “[The Last of Us] explora la belleza y el terror de las relaciones. Trata de los lazos que se forman, de las relaciones que se destruyen a causa del daño, la muerte o porque ambas partes hayan madurado de forma distinta”.

[Ellie y Joel durante su viaje]

Ellie, la adolescente coprotagonista del título anterior, rompió muchos estereotipos sobre cómo se escriben las mujeres en el ocio digital. En el primer título, Joel debe escoltarla hasta los Luciérnagas, pero poco tiene que ver con otras misiones de escolta que hemos presenciado en otros videojuegos. Lejos de ser una compañera pasiva como Ashley en Resident Evil 4, la muchacha nos asistía durante el combate y demostraba ser una aliada muy valiosa. Además, su personalidad atrevida y su valentía hizo que se ganara el cariño de los jugadores.

Riley, amor de adolescencia

A continuación, se detallan spoilers de The Last of Us: Left Behind.

En Left Behind, la muchacha de la ceja partida y lengua afilada protagonizaba su propio episodio en la saga. Situado meses antes del juego original, Ellie y su amiga Riley se escapan en una expedición propia de un centro comercial. Pero lo importante no es cómo se escabullen del internado y sobreviven a los infectados, sino cómo ellas viven una cita en la que devuelven a la vida un difunto lugar de ocio gracias a la imaginación.

Juntas, se hacen una sesión de fotos divertida en el fotomatón, y Ellie disfruta de una partida en una recreativa apagada, guiada por las ingeniosas descripciones de su compañera. Dicha aventura juntas es la última que vivirán, puesto que Riley se ha unido a los Luciérnagas y ha sido asignada a una ciudad lejana, con lo que este encuentro es la despedida entre ambas chicas. Durante una sesión de baile improvisada, Ellie le pide que no se vaya, antes de besarla. Sin embargo, no habrá un final feliz para este adorable romance adolescente, ya que los infectados perseguirán a las muchachas y las morderán.

[Ellie y Riley en sus últimos momentos]

Condenadas a una muerte segura, las niñas descartan el suicidio como la vida rápida e indolora, y deciden pasar sus últimas horas juntas: “Podríamos ponernos poéticas y perder la cabeza juntas”, propone Riley. No obstante, Ellie acabará descubriendo que es inmune al cordiceps, si bien su amada sí sucumbe a la infección. Keza MacDonald, periodista de IGN, elogió cómo se trató la relación entre ambas chicas, con sus dudas adolescentes, sus dudas y su experimentación aportaba una autenticidad con la que la autora del ensayo se vio reflejada: “Tienen una discusión gorda, que me recordó poderosamente a las que tenía con mi mejor amiga cuando éramos adolescentes. Con su sentimiento de rechazo, de traición, con su correspondiente explosión de ira y las palabras crueles de las que te arrepientes después. Ves a Ellie intentando esconder desesperadamente el hecho de que necesita a Riley, y utiliza armas adolescentes como la burla, el sarcasmo y la agresión fuera de lugar”.

Sobre el beso, MacDonald añade: “Vi cierta ambigüedad en ese beso. De todos modos, se amaban. Podría ser que la amistad entre Ellie y Riley se convirtiera en algo más pasado el tiempo. Para mí, la verdadera tragedia es que jamás lo descubrirían.

Dina, el inicio de la vida adulta

En The Last of Us Parte 2 Ellie ha crecido y madurado. Nos encontramos con una joven de diecinueve años que ha encontrado, junto con Joel, un nuevo hogar en una comunidad que busca reconstruirse. Su primer anuncio durante el E3 de 2018 no pasó indiferente: Ellie bailaba con una joven llamada Dina, y juntas compartían un dulce y pasional beso. Neil Druckmann, director del juego, comentó la evolución de su protagonista desde el punto de vista sentimental. “Ellie se encuentra en un momento de su vida mucho más alegre. Es coqueta y tímida a la vez. Juegas con una adolescente en un mundo así, una chica que acaba descubriendo la maría, que la prueba y que se enrolla con otra chica. Es muy agradable mostrar las dos facetas de Ellie, y por supuesto tiene muchos más”.

[Ellie y Dina se besan durante una fiesta]

The Last of Us Parte II trata sobre el odio, y la vida de Ellie dará un giro que desgarrará su oasis de felicidad. El descarnado retrato de la violencia que hace Naughty Dog nos removerá en nuestras entrañas y dilemas éticos, pero también habrá espacio para el amor. La historia de amor entre Ellie y Dina proseguirá más allá de su beso. En la complicidad de sus momentos compartidos, los conflictos que atravesarán ambas muchachas y en sucesos que descubriremos al sumergirnos en este mundo bello y doloroso, viviremos un romance alejado de la idealización, y también de los tópicos dañinos que sólo ven el amor sáfico con ojos morbosos y moralistas. Dos mujeres jóvenes que se aman, se unen y atraviesan momentos dulces y amargos envueltas en una espiral de sangre y venganza.