La nueva puesta en marcha de Elon Musk, Neuralink, ha desvelado algunos nuevos detalles en un post publicado en WaitButWhy el pasado jueves.

Después de varias conversaciones con Musk, el escritor del blog, Tim Urban, entró en detalles en la que será la próxima gran misión del dueño de Tesla y SpaceX.

La primera vez que Musk se reunió con Urban fue e 2015 y, a lo largo de estos años, han sido muchas las conversaciones que han tenido y los temas que han abordado.

La empresa, con sede en California, tiene (prácticamente) todo el financiamiento de Musk; aunque hay planes para atraer a otros inversores. Según el informe de la compañía, sugiere que está abierta al Peter Thiel’s Founder’s Fund de Peter Thiel; el empresario americano multimillonario que ha sabido apoyar algunas ideas tan extrañas como un tornado artificial o dispares como la legalización de la marihuana para uso recreativo y la creación de un servicio de fumadores o la candidatura de Donald Trump. Un poco de todo. Así que puede que Neuralink también le encaje.

La compañía ha contratado a una serie de expertos en los campos de los electrodos flexibles y la fisiología del cerebro. El enfoque inicial se centrará en aplicaciones médicas como el tratamiento de la epilepsia. El éxito en  este campo ayudará a resolver los problemas éticos relacionados con el encaje neural, al demostrar que tiene aplicaciones médicas legítimas. De momento su web ya ofrece quince puestos de trabajo en diferentes especialidades. 

Neuralink no es el primer equipo en explorar la tecnología. En un artículo publicado en Nature Technology, mostraba como un equipo inyectaba una malla laminada electrónica en el cerebro de un ratón y el equipo había sido capaz de medir la actividad cerebral del roedor después de realizar los procedimientos necesarios.

Más allá de los usos médicos, Musk ve el cordón neural como algo muy importante para asegurara que la humanidad se mantenga al día con las máquinas. Al fusionarse con la tecnología cree que podemos lograr una relación simbiótica con la inteligencia artificial.

Según palabras de Musk en una reciente entrevista, “Para una interfaz parcial-cerebral significativa creo que estamos a unos cuatro o cinco años de distancia”.

La importancia de este proyecto no son solo es el desafío técnico que conlleva, si no también los existenciales como especie.

Si quieres entender un poco más de qué va todo esto, este vídeo de la Code Conference 2016 te ayudará.