La semana ha sido realmente movida en el campo de la tecnología pero, por fortuna, hoy nos llega una noticia que nos hacen despegar nuestros ojos de la pantalla y mirar al cielo. Concretamente al Sol, nuestra querida estufa brillante y redonda que en verano se gana unas cuantas maldiciones.

Y por qué el Sol es noticia, os preguntaréis, pues no porque se esté apagando -menos mal- sino porque esta semana hemos conseguido sacarle varias fotografías y, lo más importante, jamás se las habíamos hecho a tan poca distancia.

La misión encargada de tomar estas instantáneas está liderada por la Agencia Espacial Europea (ESA), quien es la que acaba de publicar sus primeras imágenes del sol. Y lo extraordinario aquí no son las imágenes en sí -este año se han sacado muy buenas desde el telescopio solar Daniel K. Inouye en Hawái-, sino la distancia entre la cámara del satélite y el sol, ya que nunca habíamos sacado una fotografía tan cerca del Sol: 75 millones de kilómetros de distancia (cerca de la mitad de la distancia entre la Tierra y el Sol).

[Esta es la imagen del Sol más cerca jamás tomada – Créditos : TEAM (ESA & NASA)]

El Orbitador Solar que hizo las capturas fue lanzado el 10 de febrero. Y lo más importante, está equipado con 10 instrumentos diferentes, incluyendo seis telescopios que miran directamente al sol y lo miden a través de varias longitudes de onda diferentes, y cuatro instrumentos que monitorean el ambiente alrededor de la nave espacial. Como veis, la ESA se ha tomado enserio la misión.

Aparte del hito que supone el haber fotografiado tan cerca a nuestra estrella, los científicos están usando este material para intentar responder una de las grandes preguntas que siempre ha rondado al Sol: ¿por qué su atmósfera es más caliente que su superficie?

La diferencia entre ambas es enorme -la atmósfera alcanza el millón de grados y la superficie tan sólo 5.500 grados- y los científicos no acababan de entender cómo podía estar la atmósfera más caliente que el propio suelo. Hasta ahora, o eso creen porque han elaborado una teoría al respecto.

[Créditos: Unplash]

Y esto se debe a que las imágenes revelan la existencia de “fogatas”, o como ellos lo llaman “llamaradas solares cerca de la superficie”. Según los científicos esto es todo un descubrimiento, ya que la presencia de estas fogatas no se había fotografiado antes. Es decir, se especulaba con que podían existir, pero no se podía demostrar. Ahora esta incógnita se ha despejado.

Según los responsables de la misión, estamos ante los primeros descubrimientos que el satélite puede hacer, y lo que esperan es que los próximos meses podamos conocer un poco mejor al Sol. Es un primer paso, está claro, pero ha sido un gran paso. Cada vez conocemos mejor a las estrellas.