Seguro que habéis leído o visto mensajes en los últimos días asegurando que WhatsApp está censurando vuestros mensajes y que todo se debe a que la aplicación norteamericana se debe al Gobierno español, ejerciendo como herramienta con fines partidistas.

Estos mensajes nos están llegando por Twitter, Facebook y, paradójicamente, por WhatsApp. Y lo normal es que esos mismos mensajes nos recomienden migrar a Telegram (aplicación de mensajería de origen ruso), ya que “ahí no hay censura”. Sin duda es un tema muy interesante y, como suele pasar con las informaciones virales, está llena de inexactitudes. Vamos a verlas:

WhatsApp no deja reenviar mensajes

Uno de los puntos sobre los que se sostiene esta teoría es que la compañía de Mark Zuckerberg filtra los mensajes que se pueden y que no se pueden reenviar, y que está castigando los mensajes virales de algunos partidos -quien más insiste en esto es VOX- dificultando su viralización.

¿Qué hay de cierto en esto? Pues absolutamente nada. Desde WhatsApp anunciaron hace días, y llevan tiempo trabajando en ello, que se pondría una cortapisa a los mensajes que son “demasiado virales”, ya que han estudiado como este tipo de mensajes suele contener bulos de toda índole. Por eso mismo, lo que se decidió en WhatsApp es que cuando un mensaje se reenvía varias veces, éste deja de poder mandarse masivamente, haciendo que tan sólo podamos reenviarlo de uno en uno.

Es decir, WhatsApp no está censurando que tu reenvíes nada, sólo te está exigiendo que lo hagas de contacto en contacto, quitando la antigua opción de “reenviar a todo el mundo”. Y esto lo tenéis más detallado en un artículo que sacamos la pasada semana.

Newtral y Maldita son órganos censores de WhatsApp

Hay una foto que está circulando sin parar por Twitter y esa es la lista de medios de verificación que tiene WhatsApp en su agenda. Esta lista se llama IFCN y es pública, ya que ahí están las “organizaciones de verificación de información” de casi todos los países donde la compañía opera.

¿Y qué es lo que dicen que Newtral y Maldita hacen para WhatsApp? Pues decirle a la aplicación qué es verdad y qué es mentira. Es decir, que estos dos medios de fact checking son los encargados de permitir o de prohibir los reenvíos en la app propiedad de Facebook.

Pero, ¿qué hay de cierto en esto? Muy poco. Si entramos en la web de IFCN de WhatsApp, lo único que encontramos de información al respecto es que tanto Newtral como Maldita son dos medios fiables a los que poder acudir para preguntarles si “ese mensaje que te ha mandado tu primo” es cierto o no. Es decir, que la aplicación los tiene como fuentes fiables para que los ciudadanos puedan contrastar información.

Estas funciones se alejan mucho de la imagen irreal de “órganos censores” del Gobierno, ya que, de facto, ni Maldita ni Newtral tienen poder ninguno sobre los mensajes que se envían en WhatsApp ni son los encargados de decidir qué se puede reenviar y qué no, son sólo dos medios a los que los ciudadanos pueden acudir para saber si cierto mensaje es veraz. Y nada más.

WhatsApp censura nuestros mensajes privados

Esto es un tema muy recurrente, ya que hay ciertas personalidades políticas (tan sólo tenéis que volver a leer el mensaje de Espinosa de los Monteros que antes enlacé) que aseguran que la aplicación no sólo combate los supuestos bulos, sino que también atenta contra los mensajes privados entre los usuarios.

Y esto es una acusación muy grave, ya que supondría que la app nos vigila y nos monitoriza, viendo qué escribimos y a quienes. Lo bueno es que este punto es fácilmente desmontable debido a una cuestión tecnológica: los mensajes de WhatsApp están cifrados de extremo a extremo.

Y esto quiere decir que nadie, ni siquiera la propia empresa americana, puede saber qué estas escribiendo. Tan sólo tú, y el contacto con quien estás hablando, pueden leer el mensaje, ya que cualquier intromisión externa se encontrará con un mensaje cifrado prácticamente imposible de desencriptar.

Estos cifrados de extremo a extremo son una medida de seguridad muy normal en las aplicaciones de mensajería y son la única forma viable que han encontrado las empresas para salvaguardar la privacidad de sus usuarios.

“WhatsApp no tiene manera de ver el contenido de tus mensajes ni escuchar tus llamadas en WhatsApp. Esto es porque el cifrado y descifrado de los mensajes enviados a través de WhatsApp ocurre completamente en tu teléfono”, asegura la empresa su página web.

La teoría se desmonta sola

Como hemos expuesto en los tres anteriores puntos, ni WhatsApp está a las órdenes del Gobierno en el tema de los reenvíos; ni Maldita ni Newtral tienen poder alguno sobre la aplicación y sobre qué se puede enviar y qué nó; y WhatsApp no lee lo que escribimos, ya que los mensajes están cifrados de extremo a extremo.

En pleno siglo XXI, parece que un argumentario que asegura que una multinacional americana -que busca el beneficio económico como fin mayor- está a las ordenes del Gobierno español y que se censura las voces críticas debería no tener cabida ni credibilidad, pero eso sería subestimar el poder de las fake news, y precisamente en este siglo hemos sido testigo de lo poderosísimas que son.

Nuestro consejo es que contrastéis lo que leéis, que dudéis de casi todo y de que si algo que os dicen parece carecer de lógica, lo más seguro, es que sea mentira. Mantened los ojos bien abiertos, la mentira tiene muchas caras.