La carrera por encontrar la vacuna del coronavirus parece que no se va a quedar entre los distintos institutos de investigación y farmacéuticas de todo el mundo, ya que desde Rusia han decidido que si ellos no están cerca de conseguirla lo mejor que pueden hacer mientras tanto es robarla. Son palabras mayores, pero no las decimos nosotros, lo dicen algunos las primeras potencias mundiales.

La bomba ha explotado hace unas horas, exactamente cuándo Estados Unidos, Canadá y Reino Unido han acusado a grupos de hackers rusos de haber lanzado ataques informáticos a los principales proyectos de desarrollo de esta vacuna contra el coronavirus en dichos países.

El grupo, que ha sido identificado, se hace llamar Advanced Persistent Threat 29 (APT29), y según los servicios de inteligencia de Reino Unido y Estados Unidos son conocidos por haber trabajado para el Gobierno ruso con anterioridad. Si os suena el nombre de estos piratas es porque fueron los que estuvieron detrás del hackeo al Comité Nacional Demócrata en 2016, justo antes de las elecciones norteamericanas.

La forma de atacar de APT29 ha sido desplegando malware personalizado a varias empresas. Concretamente hablan del malware WellMess y una nueva versión, llamada WellMail, el cual está pensado para cargar y descargar archivos sin ser detectados.

No es la primera vez, durante la pandemia, que los cibercriminales han tratado de sacar provecho de la crisis sanitaria, ya que según varias instituciones se ha producido un aumento de los ataques contra empresas del sector. ¿Y esto a qué se debe? A que los piratas han aprovechado que muchos de los trabajadores han tenido que trasladar su oficina a casa, convirtiéndose así en un blanco fácil para introducirse en sus ordenadores (por eso de que entrar en una red doméstica es más fácil que en una empresarial, por temas de seguridad).

Entrevista con Pedro Alsina vacuna contra el coronavirus busqueda investigacion foto portada

Canadá, Estados Unidos y Reino Unido tienen tan claro que el ataque viene desde Rusia y que el Gobierno ruso tiene algo que ver, que las acusaciones han sido duras y claras, aunque ahora mismo no puedan demostrar que el ejecutivo de Putin esté detrás de todo esto.

El problema es que, mientras todo este culebrón sigue, los servicios de inteligencia han confirmado que los piratas han con seguido infiltrarse y conseguir cierta información sensible. ¿Quién sabe? Lo mismo ahora va Rusia y es la primera en desarrollar una vacuna efectiva contra la COVID-19.