Las falsas noticias se han convertido en el tema caliente de internet en los últimos días, con Facebook llevándose casi todo el protagonismo al haber sido culpada por varios medios y periodistas de haber dado la victoria a Trump en las recientes elecciones americanas.

Pero no solo Facebook tiene problemas con el contenido falso. Twitter y Google tienen mucho contenido que limpiar y cada vez resulta más difícil diferenciar entre una noticia verídica y basura digital. Nosotros ya te intentamos echar un cable y ahora Eli Pariser, el fundador de Upworthy y autor de The Filter Bubble, ha creado una plataforma de crowdsourcing para combatir falsas noticias entre todos.

eli-pariser

En un documento de Google Drive al que tú mismo puedes acceder, voluntarios de todo el mundo colaboran con ideas y propuestas para ayudar a usuarios, medios, motores de búsqueda y otros players digitales a detectar falsas noticias para combatir su difusión. La iniciativa es por una parte análisis, por otra brainstorming y los participantes animan a quien quiera colaborar a leer e informarse sobre la manera en la que proceder, para colaborar y mejorar los sistemas de detección actuales.

Entre las propuestas encontramos mejoras para las herramientas de verificación, una wikipedia de fuentes de noticias, el blockchain, marcas de agua para artículos virales y mejora de algoritmos de verificación para detectar mentiras confirmadas. También hablan de cortes de financiación de medios engañosos así como otras propuestas de Mark Zuckerberg, entre las cuales está una que habíamos propuesto en nuestro artículo sobre Facebook: la posibilidad de denuncia de falsedad por terceros para, una vez confirmada la sospecha, avisar al usuario de que la noticia que está likeando o compartiendo ha sido marcada como falsa por sus amigos o herramientas de verificación.

El grupo ha declarado de que se trata de “una empresa titánica, pero que merece la pena” y aunque son conscientes de que muchas de las ideas tienen fallos, creen que entre todos (tú y yo incluidos) podremos llegar a encontrar soluciones.

Una de las etapas iniciales es la de encontrar la mejor manera de informar a los lectores de qué es lo que están leyendo, que no tiene por que ser un código binario de “verdadero o falso”, sino también distinguir entre “anuncios” y “artículos” o si algo es “opinión” o “factual”, algo que mucha gente no sabe diferenciar.

Detrás de la difusión de falsas noticias es necesario también saber quiénes son los interesados y operadores. Desde “granjas de clics hasta ejércitos de trabajadores contratados para ‘bolos’ específicos” que diseminan información poco veraz con un propósito determinado. La campaña de Trump ha salido ganando con una estrategia diferenciadora, invirtiendo mucho menos en televisión de lo que ha invertido en redes sociales. Según Bloomberg, Trump había recaudado 64 millones de dólares en campañas de mailing directo y online (aunque parte de esa cantidad se había ingresado por otras vías).

Puedes acceder al Google Doc aquí y empezar a colaborar ahora mismo. Quién sabe, a lo mejor tu propuesta es la que evita que Le Pen gane en Francia y salvas al mundo de volverse jodidamente loco de una vez por todas.