Está claro que lo suyo es ir al médico para cualquier cuestión relacionada con la salud. El problema es que a veces se nos olvida que estos servicios sanitarios pueden estar saturados o muy lejos de nuestra casa… o en un caso aún peor puede ser que no os los podáis permitir porque en vuestro país la sanidad no es gratis ni universal. Y por esto mismo por lo que grupos como los que vamos a hablar aparecen.

Facebook es la mayor red social del mundo, si nos ceñimos a número de usuarios, y si nos metemos en el profundo mundo de los grupos podemos no volver a ver la luz del sol.

Pues bien, después de estar en el grupo de “Los gatos son los mejores seres la Tierra” y “Fans de Amaia Montero”, el siguiente paso es meterse en los más de 4.000 grupos que ya hay en Facebook de gente que busca respuestas sobre el coronavirus porque se sienten solos o enfermos.

Según informa el medio Fast Company, actualmente hay en Facebook unos 4.000 grupos de apoyo que suman más de 4,5 millones de participantes, todos usuarios muy preocupados por la enfermedad y que no han encontrado consuelo en otros lugares (posiblemente más autorizados).

Como podemos ver si entramos en estos lugares de reunión y apoyo, las personas comparten cuáles son sus síntomas, en busca de conocer mejor qué pueden estar padeciendo, y muchos comparten sus pruebas de la COVID-19.

Pese a que cualquiera con algo de conocimiento sabe que la fiabilidad de estos sitios (que no están gestionados por médicos ni especialistas) es bastante pobre, los miembros de los grupos se sienten acompañados y arropados por una comunidad de personas que se encuentran en una situación parecida.

Si lo vemos con algo de perspectiva, estos grupos son grupos de apoyo psicológico para ciudadanos que se sienten desamparados ante una enfermedad sobre la que se sabe muy poco y sobre la que se plantean demasiadas preguntas… aún sin respuesta.