Cada vez que empieza el año hacemos una lista con lo que creemos que va a pasar, porque nos gusta jugar a los adivinos. Y como si de Nosferatu se tratase, y sobre la bocina, parece que hemos acertado con una de las apuestas más arriesgadas: la regulación de las grandes tecnológicas. Y es que tras el gran juicio de julio, el Gobierno de los EE.UU. ha decidido que Facebook tiene que deshacerse de Instagram y WhatsApp.

Pero, ¿qué es exactamente lo que ha pasado? Pues que la Comisión Federal de Comercio de EE.UU. (conocida como FTC) ha presentado una demanda antimonopolio contra Facebook por su “conducta anticompetitiva y métodos de competencia desleal”. Y entre las conductas citadas está la adquisición de Instagram en 2012 y la adquisición de WhatsApp en 2014. Por todo esto, la FTC alega que Facebook tiene ahora mismo el monopolio de las redes sociales.

QAnon llega al Congreso de los Estados Unidos ya tiene representante

Esta demanda es la culminación de varios años de investigación, ya que fue a partir de 2017 cuando el foco se puso sobre la compañía de Mark Zuckerberg. Primero por los datos políticos que Cambridge Analytica había cosechado datos de usuarios de Facebook sin consentimiento y luego con la investigación sobre las políticas de privacidad de Facebook (que acabó en multa de 5 mil millones de dólares, por cierto).

Pero ha sido durante este 2020 cuando la Comisión Federal de Comercio se ha puesto manos a la obra, porque si hay algo que preocupa a los americanos eso son monopolios, de ahí su férreo control antitrust (antimonopolio en español).

“Desde que derrocó a MySpace y logró el poder como monopolio, Facebook se ha dedicado a jugar defensivamente a través de medios anticompetitivos”, escribió la FTC en su demanda. “Tras identificar dos importantes amenazas competitivas a su posición dominante -Instagram y WhatsApp- Facebook se movió para aplastar esas amenazas comprando las compañías, reflejando la opinión del CEO Mark Zuckerberg, expresada en un correo electrónico de 2008, donde dice que es mejor comprar que competir“.

Quedan años hasta que se solucione toda esta disputa legal, pero la acción que ha llevado a cabo la Comisión Federal de Comercio tendrá grandes repercusiones para Facebook, ya que podría obligarles a vender Instagram y WhatsApp, dos de las aplicaciones más importantes y usadas del mundo. Ya lo vimos con Microsoft y después con Google, así que no podemos decir que Mark Zuckerberg no estuviera avisado.