A estas alturas ya todos nos hemos enterado gracias los miles de imágenes: Filomena ha hecho que nieve en Madrid (y media España). Y ha nevado mucho. Tanto que Isabel Díaz Ayuso quiere declarar la comunidad entera como “zona catastrófica” . Vamos, que está todo Madrid cubierto, algo que no veíamos desde hacía mucho tiempo. Una nevada solo superada por la de 1904, donde había zonas con un espesor de un metro de nieve.

Aun así, parece que estaba todo el mundo preparado, e incluso ansioso, para este temporal de nieve, y si no, ¿me explicas cómo es que hemos podido ver un trineo tirado por perros en Hortaleza?:

El protagonista del video se llama Javier Talanco y compite en carreras de ‘mushing’ (trineo de perros). No es el único al que hemos visto practicar deportes de invierno en las calles de Madrid. Algunos sacaron a la calle sus trineos, pero otros aprovecharon las cuestas de Gran Vía para esquiar y hacer snowboard. Así lo hacían en Vallecas:

Por supuesto, la gente también aprovechó para enfrentarse a sus amigos en batallas de bolas de nieve. Lo que no gustó tanto fue que en la Puerta de Sol se reunieran para bailar y hacer la conga, sin mucha distancia, ignorando “un poco” el hecho de que seguimos en pandemia.

https://twitter.com/aitoralbizua/status/1347892762310553601

Y si eres más de pasear por la nieve, luciendo modelito, también hemos podido ver imágenes muy curiosas: señores del siglo XIX, por ejemplo. Anacrónicos es una asociación de recreación histórica, que pensaron que no había mejor momento para ir con estos vestidos tan grandes y elegantes.

Aunque el mayor salto histórico lo hemos podido encontrar al ver la cantidad de dinosaurios que han caminado por las calles heladas. ¿Estaremos viviendo otra Edad de Hielo? No, pero que eso no nos impida viajar hasta la Prehistoria. O, al menos, a Jurassic Park.

Lo que no me esperaba -en serio, para nada- es que la gente empezase a decir que toda esta nieve no es nieve, sino plástico. La “prueba irrefutable” era coger una bola de nieve y quemarla con un mechero. Como la nieve se quedaba con hollín y no se derretía al instante, eso quería decir que no era nieve. Por supuesto, esto ya ha quedado desmentido, pero aún así la gente ha salido a la calle a comprobar si lo que había caído en su ciudad era nieve o plástico:

https://twitter.com/Samara_Cerezo/status/1347966864790589442

Tampoco esperábamos ver sanitarios caminando durante la nieve (17 kilómetros, como el chico de este video) para poder dar el relevo a sus compañeros que se habían quedado en el hospital encerrados, haciendo varios turnos seguidos.

Otros que también se quedaron encerrados fueron los trabajadores de varios centros comerciales, que tuvieron que quedarse a dormir en sus tiendas, entre cartones, pese al temporal. Mientras en algunas tiendas dejaron que los trabajadores pudieran irse antes del cierre establecido, en otras no ocurrió lo mismo, cosa que ha sido fuertemente criticada.  

Ahora estamos a la espera de qué ocurrirá con toda esta nieve. Los colegios siguen cerrados y las autoridades advierten de los bloques de hielo que pueden precipitarse desde los tejados o puedan formarse en la calle. Pero no me extrañaría mucho que la gente decidiera darles un uso a esas placas y se pusieran a patinar sobre hielo… lo que nos daría aún más imágenes de Filomena.