Desde que los millenials convirtieron en profesión remunerada el grabarse desde casa, el negocio no ha dejado de reinventarse. Primero eran vídeos de humor, luego gameplays jugando a “Minecraft”, luego consultorios y retransmisiones de eventos en vivo y, ahora, durmiendo a pierna suelta mientras te ven tus seguidores.

Sí, como estáis leyendo, dormirse delante de la cámara está dinero a muchos usuarios de Twitch y de TikTok ya que han podido monetizar esta necesidad tan de… ¿ser vivo? El sueño, el mayor enemigo de aquellos que no quieren dejar de trabajar, ahora está siendo utilizado a favor de los streamers e influencer de una forma bastante sencilla.

Pero, ¿qué es lo que hacen concretamente? Pues bien, en Twitch, la mayor plataforma de streaming del mundo, algunos usuarios han comenzado a retransmitir sus siestas y sus sueños de por la noche con la cámara enfocándoles y el micrófono activo, consiguiendo así que sus seguidores los acompañen mientras descansan.

Brian Hector, de 18 años, lo probó semana pasada y consiguió reunir a varios miles de personas. Algunos incluso le pagaban mientras dormía: “Me desperté a la mañana siguiente, corté la transmisión y me acerqué a mi madre para decirle: ‘Mamá, literalmente acabo de ganar dinero durmiendo'”. El sueño -nunca mejor dicho- de muchos, sin duda.

Otro de los casos recientes es el de Kacey “Kaceytron” Caviness, joven a la que se le ocurrió la idea de transmitirse a sí misma durmiendo hace un par de meses en un viaje de campamento. La sorpresa vino cuando, tras decidir dejar la cámara encendida por la noche, se despertaba con casi 2.000 espectadores en directo. Una de las formas que tiene para ganar dinero es habilitando un bot que lee en voz alta los mensajes que le deja la gente al donar, porque los espectadores empiezan a pagarle pequeñas cantidades para así tener la oportunidad de ser ellos quienes la despierten.

No olvidar la mítica siesta que se echó Asmongold mientras esperaba la enorme cola de conexión a los servidores de World of Warcraft Classic, ya que al despertar miles de personas se habían unido al directo y comentaban jocosamente en el chat.

Pero esto no es exclusivo de Twitch, ya que en TikTok también está ocurriendo. El usuario Oscar Reyes se apuntó a la moda de dormirse en directo y, de la noche a la mañana, su vídeo en la cama se volvió viral, consiguiendo ganar más de 6.000 nuevos seguidores en 12 horas.

Los usuarios que están haciendo este tipo de contenido en TikTok suelen crear un vídeo promocional que publican en sus canales, anunciando su horario de sueño de esa noche, y cuando se acerca la hora de dormir colocan sus smartphones en la mesita de noche, enfocándose bien y pulsan el botón de “Live”.

Brian Mandler, uno de los fundadores de Network Effect (agencia digital centrada en TikTok) dijo que las retransmisiones de este tipo proporcionan el nivel de autenticidad que tantos usuarios de la plataforma quieren encontrar. “A las audiencias les gusta mucho estar entre los bastidores de la vida de alguien”, dijo. “Quieren contenido auténtico y atractivo y ver a alguien durmiendo es único”.

La vida digital no deja de reinventarse, y era cuestión de tiempo que algo así acabara monetizándose. Si hace años triunfó la moda comer delante de la pantalla, el dormir tan sólo era una pieza que antes o después tenía que caer.