Hay videojuegos a lo largo de la historia que han asentado géneros, subgéneros y/o mecánicas. Si echamos la vista atrás podemos ver como “Doom”, “Half-Life”, o “Halo” trajeron grandes cambios al sector o, si bien no fueron ellos los revolucionarios, sí asentaron una jugabilidad que luego veríamos repetida hasta la saciedad. Los ejemplos se han dado a lo largo de la joven vida del medio y “Gears of War” tiene algo que decir.

El juego desarrollado por Epic Games y Cliff Blezinsky salió para la consola Xbox 360 en noviembre de 2006 y, sin darse cuenta, asentaron las bases de una saga que dura ya más de una década (vamos por 13 años y contando) y que no muestra signos de fatiga.

Para los que os preguntéis qué es lo que hizo diferente “Gears of War” o qué jugabilidad asentó tengo aquí la respuesta: los juegos de disparos con coberturas. Esto no era nuevo, pero los juegos de Cliff Blezinsky perfeccionaron la técnica, tanto que millones de jugadores hoy día cuando están jugando a un juego y el personaje se atrinchera en una cobertura para pegar tiros no pueden dejar de pensar en Marcus Fenix y Dominic Santiago.

Y es por eso que lo que han hecho los estudios de Splash Damage y 343 Industries con “Gears Tactics” se puede considerar de genialidad.

Perfecto para novatos

Digo que “Gears Tactics” es toda una proeza porque cambia de género a lo grande, pasamos de una saga de disparos en tercera persona con coberturas a ser un juego táctico por turnos. Es decir, y para que os hagáis una idea, nos vamos de un “Call of Duty” a un “X-COM”.

Muchísimos jugadores hemos llegado a “Gears Tactics” por el mero hecho de ser fans de la saga Gears, y sin tener nada de experiencia en el género táctico. Y sí, digo “hemos” porque yo también me incluyo.

Como sus desarrolladores eran conscientes de ello el juego tiene una genial curva de dificultad que guía de forma disimulada al jugador en los primeros enfrentamientos. El aterrizaje a “Gears Tactics” es agradable, nada turbulento y, sobre todo, muy divertido.

Desde fuera parece agobiar, pero una vez entras no quieres salir, y eso se debe a lo bien medido que está todo. ¿Pasar de pegar tiros y cerrar agujeros de emergencia a medir cada movimiento y usar estadísticas en cada disparo? Se puede y es genial.

Fácil de entender, difícil de dominar

El juego está pensado para los dos tipos de público que sabían que iban a tener. Los jugadores expertos que venían de X-COM y que aman los juegos tácticos, o los jugadores novatos que se apuntaban a la fiesta porque habían Lancers y Gnashers.

Por eso mismo la introducción es un tutorial muy sencillo de entender, te haces en una hora al juego, pero en cuanto la historia a avanzando nos vamos dando cuenta de que los detalles cuentan… y mucho.

Las batallas finales de cada capítulo (el juego se divide al igual que el resto de “Gears of War”, es decir, por capítulos y episodios) y algunos combates opcionales se pueden hacer realmente difíciles si no has prestado atención durante el viaje de Gabe, Mikayla, Sid y Cole.

Equipar las armas y equipo a los Gears, desarrollar bien el árbol de habilidades a cada uno de los personajes dependiendo del rol que desarrollen en tus partidas, pensar bien qué acciones tomar y aprovechar las ventajas de cada uno de tus soldados y, sobre todo, hacer combinaciones inteligentes en cada misión son los elementos diferenciadores que separan al buen jugador del mal jugador. Seguramente el malo se pueda llegar a pasar el juego, pero casi seguro que no podrá superar todos los retos.

El espíritu de la saga se mantiene intacto

Algo que me fascinó durante las primeras horas de juego es que, incluso siendo un juego táctico y por turnos, “Gears Tactics” sigue siendo un juego de la saga. No es menos Gears que ninguno, ni más. Entra perfectamente dentro de la historia y se convierte en una digna (y muy buena) séptima entrega.

Los sonidos, la ambientación, los personajes, la historia (algo más floja que los juegos canónicos, eso sí), las armas, las mecánicas, etc. Todo es “Gears of War”, se siente como un “Gears of War y suena como un “Gears of War”. El respeto por la saga se nota en cada misión y en cada mecánica.

Si no fuera por los turnos, “Gears Tactics” parecería que es “Gears of War 4” sólo que con vista cenital (está hecho con el mismo motor gráfico, siendo justos). Y eso dice muchísimo del respeto que le tiene esta entrega a los demás juegos de la saga.

Después de más de 20 horas sólo puedo aconsejaros que le deis una oportunidad tanto si sois amantes de la saga de Marcus Fenix como si tan sólo os gustan los juegos tácticos del estilo. Si os gustan ambas cosas no es que os lo aconseje, es que os obligo a jugarlo.

Recordad que tan sólo ha salido para PC (Windows 10) y que está dentro del Game Pass, servicio de Xbox que suele estar en oferta, por lo que por 1€ podéis probarlo sin compromiso. Sino lo tenéis también en Steam. En mi caso, y viéndolo con perspectiva, bien podría ser uno de los tapados de este año y un juego notable, muy pocas pegas le saco.