Pese a que a mucha gente se le ha olvidado, el veto que le impuso EEUU a Huawei sigue vigente (aunque en menor medida) y eso afecta directamente a los usuarios que tienen un smartphone del gigante asiático. Es cierto que desde Huawei se ha trabajado por minimizar ese hándicap pero las consecuencias están ahí. Consecuencias que afectan, principalmente, a la seguridad de los móviles.

Debido a que tras los primeros anuncios surgieron miles de dudas al respecto, tanto Google como Huawei comenzaron con una campaña de información explicando qué iba a ocurrir a continuación. Y, si bien dio resultado, tras más de 6 meses del revuelo y con anuncios confusos al respecto del veto -ya que EEUU rebajó la tensión con China y se suavizó la guerra comercial- hay muchos usuarios que vuelven a no tener claro en qué situación se encuentra todo esto.

Pues bien, a sabiendas de esto, desde Google han querido emitir un comunicado explicando cómo están ahora las cosas y, sobre todo, no queriendo mojarse sobre un tema muy delicado, el de si “Huawei es un peligro para la seguridad de EEUU”.

Ante lo primero, y lo que es más importante, la compañía de Sundar Pichai ha dicho que: “Nuestro enfoque ha sido la protección de la seguridad de los usuarios de Google en los millones de dispositivos Huawei existentes en todo el mundo. Así que hemos seguido trabajando con Huawei, en el cumplimiento de la normativa gubernamental, para proporcionar actualizaciones de seguridad y actualizaciones de las aplicaciones y servicios de Google en los dispositivos existentes, y seguiremos haciéndolo mientras esté permitido”.

Tristan Ostrowski, director legal de Android y Google Play, y responsable de las palabras que acabáis de leer dejó claro que los productos de Huawei lanzados en o antes del 16 de mayo de 2019 pueden continuar recibiendo esas actualizaciones – por ahora. Pero todo lo que venga después se considera “no certificado”, ya que Google no ha podido someter a esos dispositivos a sus “rigurosos” controles de seguridad o precargarlos con el software Google Play Protect, que puede detectar cuando el hardware ha sido comprometido.

Sin embargo, Google tiene una advertencia para los clientes con productos Huawei más recientes: no intenten descargar Gmail, YouTube, la Play Store u otro software de Google en esos dispositivos no certificados. Porque la empresa no puede garantizar que sean auténticos o que estén libres de malware.

Es decir, la propia Google pide a los propietarios de un Huawei posterior al 16 de mayo de 2019 que no descarguen sus aplicaciones de internet, ya que no pueden asegurar que estas apps vayan infectadas de virus y troyanos.

Eso sí, la compañía americana se quiere mojar sobre el caso del veto y sus motivos, y no ha querido aclarar si Huawei representa alguna amenaza para la seguridad nacional de los EEUU, pese a que las agencias de inteligencia y los legisladores han insistido en que sí lo es. Google no se quiere mojar y es normal, ya que tiene pinta de que en un futuro próximo volverán a ser socios y esta acusación podría enrarecer la relación.