Han pasado casi 10 meses desde que Donald Trump comenzara su cruzada contra Huawei y sus redes 5G, por supuesto espionaje. El gigante chino se defendió como pudo del atropello, pero no pudo evitar que, en el veto impuesto por la Casa blanca, se quedaran sin su mejor socio: Google.

En una entrevista con Wired el jefe del grupo de negocios de consumo de Huawei, Richard Yu, comentó algunos de los objetivos y de los retos de la compañía, justo en un momento en el que la economía está pasando por un muy mal momento por culpa de la crisis del coronavirus.

Para empezar, el responsable de la marca dejó claro que su intención es volver a ser socios de Google, compañía con la que han compartido negocios durante años y con los que siempre han tenido buenas relaciones.

“En el pasado hemos aportado enormes ingresos y beneficios a empresas de EE.UU, como es el caso de Google, y hemos sido muy buenos socios. Así que, en Huawei, todavía esperamos poder seguir cooperando con ellos. Esperamos poder obtener la licencia del gobierno americano para ello”, defendió Richard Yu durante la entrevista.

Además, Yu aseguró que en Huawei están deseando volver a utilizar en sus teléfonos los servicios de Google y la Play Store como opción principal, en vez de las soluciones propias que han tenido que idear en sus últimos lanzamientos post veto.

Eso sí, también defendió que las Huawei Mobile Services y las aplicaciones que han desarrollado a contrarreloj están mejorando rápidamente, por lo que los usuarios no van a sentir que sus smartphones estén por detrás que la competencia. Eso sí, no esperan estar a la altura de Google hasta que no pase un año o dos más.

También habló sobre su “Hi Celia”, que para quien no lo sepa es su asistente de voz, y que lleva un tiempo funcionando en China. Según Yu su intención no era lanzarlo fuera de sus fronteras pero que tras el veto de EEUU se van a ver obligados a exportarlo al mundo entero. Eso sí, aseguran que su asistente aún está en sus primeros pasos, pero que avanza muy rápida en comparación. No debería extrañarnos verlo en nuestro país en un año o dos.

En cuanto a la guerra fotográfica de los smartphones actuales, en Huawei creen que la batalla va a durar al menos dos años más, pero que el coste está siendo muy caro. Sin ir más lejos aseguró que cada set de cámaras de los Huawei P40 cuesta 100 dólares (por smartphone). Y eso, según Yu, es demasiado.

Para acabar no evitó la pregunta obligada sobre el coronavirus, crisis que también les ha afectado: “Casi toda China cerró durante febrero, pero nosotros seguimos trabajando; algunos en la oficina, otros trabajando desde casa”. Y asegura que han podido llegar a tiempo con su último lanzamiento gracias a que empezaron el pasado diciembre a fabricarlos.

Huawei tiene dos enormes retos por delante: El veto de la Casa Blanca y el coronavirus. Sobre si saldrán de este casi seguro que sí, la pregunta es en qué condiciones… Pero bueno, esa misma pregunta se nos puede aplicar a todos nosotros.