Parece ser que las agencias espaciales de todo el mundo han decidido que para final de 2020 lo mejor es traer material del espacio a la Tierra, ¿por qué? Eso no lo sé. Pero si primero fue China la que anunció hace unos días que había traído 380 kilos de rocas lunares al planeta para resolver los misterios del satélite, ahora es Japón quien nos trae muestras de asteroides.

Hablamos, concretamente, de la Agencia de Exploración Aeroespacial Japonesa (conocida internacionalmente como JAXA), la cual comunicó ayer que su misión Hayabusa2 había sido todo un éxito tras aterrizar en la Tierra con los deberes hechos.

Lanzada en 2014, la nave espacial japonesa ha estado años viajando por el espacio para acoplarse al asteroide Ryugu, para recoger así muestras de polvo y rocas del mismo. Según los informes de la misión, la nave consiguió recoger muestras dos veces, lo que fue muy celebrado desde la agencia.

¿El problema? Que, si bien en la JAXA sabían que la nave había realizado dos recogidas, no sabían si realmente había conseguido recoger muestras del asteroide. Eso sólo podrían saberlo con seguridad una vez la nave volviese a la Tierra.

Por fortuna, y como si de una película de 80 llena de propaganda espacial se tratase, la misión Hayabusa2 se ha confirmado como todo un éxito. Primero porque aterrizó el 5 de diciembre en Australia después de 6 años en el espacio. Y segundo porque los japoneses ya han podido confirmar que la nave ha traído consigo muestras del asteroide.

Imagen de Rocket Lab satelite lunar NASA

De momento han podido confirmar que en el contenedor de muestras hay arena negra del asteroide, lo cual es una gran noticia para los investigadores, pero el éxito puede ser aún mayor si se confirma que la cámara principal -que no ha sido abierta todavía- también va cargada de material, cosa que sabremos en unos días.

Eso sí, el objetivo de la misión era recoger hasta 100 miligramos de material del asteroide Ryugu, cifra que palidece ante los más de 300 kilos de la misión lunar de la agencia china, pero que sigue siendo todo un hito espacial.