Para todos el nombre de Jeff Bezos va ligado al nombre de Amazon. Son uno, porque precisamente uno salió de la mente del otro y se convirtió en el portal de venta más grande del mundo. Lo que hace 10 años era casi un secreto para la gran parte de la población, ahora es un indispensable en nuestro día a día (sea esto más o menos bueno, dicho queda).

Y que se haya convertido en una plataforma totalmente fundamental y ya ligada al imaginario popular es, principalmente, culpa de su fundador y CEO: Jeff Bezos. Con sus más y con sus menos la dirección de Jeff Bezos ha llevado a Amazon a ser una figura dominante en un mercado saturado de opciones, y eso habla de lo maravillosa que es su mente y sus ideas.

Pero incluso los genios -empresariales- tienen derecho a descansar. Y eso va a hacer, ya que el anuncio de su renuncia llegó en forma de correo electrónico (de su puño y letra) a todos los trabajadores de Amazon: “Ser el director ejecutivo de Amazon es una profunda responsabilidad, te consume. Y cuando tienes una responsabilidad así, es difícil prestar atención en otras cosas”.

Y la pregunta del millón, ¿a dónde se va ahora? Pues a ningún sitio, ya que el bueno de Jeff lo que hace es dejar el puesto de CEO y trasladarse a un cargo mucho más tranquilo, el de presidente ejecutivo del consejo de administración. Seguirá teniendo plenos poderes, por supuesto, pero ya no tendrá que estar en el día a día sin las preocupaciones constantes que estas suponían.

Amazon y su lucha contra el cambio climatico

Como sustituta llegará Andy Jassy, que actualmente ejerce como CEO de Amazon Web Services (AWS) y que dará el paso al frente de Amazon en el tercer trimestre de 2021 (durante este verano, vamos).

El cambio es grande, ya que Bezos ha sido el consejero delegado de Amazon desde que fundó la compañía en 1994, y que ha presidido el gigante del comercio electrónico llevándolo de ser una librería online a una de las empresas tecnológicas más dominantes del mundo.

El -aún- líder de Amazon dice que con este cambio de puestos podrá centrarse en otras cuestiones: “Como presidente ejecutivo seguiré participando en importantes iniciativas dentro de Amazon, pero también tendré el tiempo y la energía que necesito para centrarme en el Day 1 Fund, Bezos Earth Fund, Blue Origin, The Washington Post y mis otras pasiones”.

El carismático Bezos no se irá con las manos vacías, ya que su paso por Amazon y su posición como CEO le ha convertido en el ser humano más rico del planeta, con un patrimonio de casi 180.000 millones de dólares.

Jeff, mucha suerte allá donde vayas, y ojalá decidas hacer del mundo un lugar mejor aprovechando tu posición como líder, multimillonario y visionario. ¡Mucha suerte!