Como si de la biblioteca de Alejandría se tratase, un grupo de jugadores se ha puesto de acuerdo para realizar una de las construcciones más bellas y simbólicas que se han visto en el videojuego “Minecraft”. Esta construcción simbólica está plantando cara a los gobiernos más restrictivos a la vez que lucha por la libertad de información.

Los responsables de esta iniciativa tan original son Reporters Without Borders (Reporteros sin fronteras), una organización no gubernamental internacional de origen francés -con sede permanente en París- cuyo objetivo, según dicen ellos, es defender la libertad de prensa en el mundo.

Pues bien, en su lucha por defender el libre ejercicio periodístico han creado el proyecto que hoy tenemos como noticia, y que tiene forma de biblioteca virtual a la que han bautizado como “la Biblioteca sin censura”. Se ha creado dentro del videojuego “Minecraft” y para construirla se han necesitado más de 12,5 millones de bloques (el famosísimo material con el que se edifica en el juego).

Pero, ¿por qué esta construcción lucha por la libertad de prensa? Pues muy sencillo, porque la biblioteca está repleta de artículos censurados. Sin ir más lejos, cada libro que hay dentro del edificio es un artículo que ha sido prohibido en algún país del mundo.

La biblioteca, que tardó dos meses en construirse gracias a los esfuerzos de diferentes empresas quiere ser un baluarte donde defender la libertad de prensa, algo que vemos asegurado en nuestros países pero que en China o Rusía no es la norma.

“En el interior de la biblioteca se pueden encontrar artículos e información sobre periodistas que están siendo censurados en sus propios países”, dice Robert Jan Blonk, productor interactivo senior de MediaMonks -empresa responsable del proyecto-. “Compartimos estas historias a través de los libros que hay en la biblioteca, donde la gente puede leerlos abiertamente, porque incluso en los países donde estos periodistas son censurados los ciudadanos pueden seguir jugando al ‘Minecraft'”.

La biblioteca, por ejemplo, incluye artículos de Mada Masr, un sitio de noticias egipcio que informa sobre la corrupción del gobierno y que está bloqueado desde 2017. Recordad que Egipto es un país en el que la mayoría de los medios de comunicación están controlados de alguna manera por el Estado.

También hay artículos de grani.ru, un sitio ruso censurado que informa sobre las protestas y el activismo en un momento en el que Rusia pretende llevar a cabo una vigilancia masiva sistemática. Como informa FastCompany, el periodista Hatice Cengiz, prometido del periodista saudí ejecutado Jamal Khashoggi, fue quien colaboró en el proyecto para publicar los artículos de Khashoggi en el juego. También tienen contenido en esta biblioteca virtual el periodista vietnamita exiliado Nguyen Van Dai y el periodista mexicano asesinado Javier Valdez.

Lo importante es que el contenido que se sube no se puede modificar, a la vez que se permite añadir más reportajes y artículos, por lo que la biblioteca no deja nunca de crecer. Si un gobierno censor intentara hackear el servidor que alberga el juego, otros servidores y anfitriones podrían tomar el control de éste: “Con tanta gente jugando al juego siempre hay una versión en vivo que impide que nadie pueda borrar el servidor”, asegura Blonk.

Como decíamos al principio de la noticia, la biblioteca de Alejandría podría estar orgullosa de ver cómo, más de 2.250 años después, las personas libres del mundo siguen teniendo como concepto de libertad y sabiduría construcciones como ella. La diferencia es que ésta jamás podrá ser destruida.