El coronavirus ha trastocado nuestro mundo. Lo que antes dábamos por hecho ahora es imposible y lo que siempre había estado ahí ahora se tambalea. Esta afirmación, que tan genérica puede sonar, se ve claramente reflejada en la campaña electoral de EEUU, ya que junto a la necesidad de hacer propaganda a los candidatos se le une la realidad insalvable de que el número de contagios y muertes por la COVID-19 no deja de subir en el país. ¿Y en qué se traduce en esto? Pues a que ahora tenemos a Joe Biden en el Animal Crossing: New Horizons.

Sí, no me he vuelto loco, el candidato demócrata está ahora mismo en el juego de moda de este 2020 haciendo campaña para las elecciones de este año (tendrán lugar en noviembre), tan vitales para todos, no sólo para Estados Unidos.

Y ahí está la cuestión, como en EE. UU. las cosas no están nada bien en cuanto a propagación del virus, los candidatos han tenido que tirar ingenio para poder así continuar con sus campañas. Los mítines se han pasado a Twitch, las reuniones con los compañeros de partido son por videoconferencia y, ahora, el pegado de carteles es dentro del Animal Crossing: New Horizons.

Todos hemos visto películas y series americanas, donde los vecinos de los barrios residenciales (por alguna razón que desconocemos) deciden poner carteles del candidato que ellos apoyan de forma desinteresada. Seguro que recordáis esos posters del “Yes We Can” o del “Make America Great Again”. Pues bien, ahora haced el esfuerzo e imagináoslos en un videojuego. O mejor, echad un ojo a la captura que tenéis debajo.

Y la elección de este juego demuestra que el equipo de Joe Biden y Kamala Harris sabe lo que hace, ya que Animal Crossing: New Horizons es el mayor éxito de este 2020, suponiendo uno de los fenómenos más increíbles que hayamos visto en mucho tiempo. Ya sea por su apartado artístico, por sus mecánicas, por el momento en el que se lanzó o por una unión de todas estas, AC:NH fue y es el juego del año y el lugar donde muchos hemos vivido durante estos meses de pandemia.

Si esta acción tendrá repercusión en las elecciones está por ver (seguramente no) pero sí demuestra una nueva forma de hacer política, donde los encargados de la comunicación de los partidos han entendido que a través de los videojuegos se puede llegar al electorado. Quedan dos meses y la moneda ya está en el aire.