Si bien los nombres de Mark Zuckerberg y Elon Mask os suenan a todos, hay otros personajes en la industria tecnológica que son casi igual de importantes pero que, por diversos motivos, suelen pasar desapercibidos. Jack Dorsey, cofundador y CEO de Twitter, es una de esas figuras que dan forma al sector pese a que su nombre resuene con menos fuerza. Ahora su puesto está en peligro y por culpa de un gran inversor que quiere ponerlo todo patas arriba.

Para quien haya oído hablar poco de Dorsey el resumen rápido de su carrera es que el 1 de marzo de 2006, en San Francisco, creó la red social del pajarito azul junto con otros tres compañeros (Noah Glass, Evan Williams y Biz Stone), y que durante dos etapas ha estado al frente de la compañía. En un primer momento durante los comienzos de Twitter y, ahora, ostentando el cargo de CEO desde 2015.

Jack Dorsey CEO Twitter en peligro su puesto inversor despedido

Pues bien, cinco años después de su regreso, un importante inversor ha decidido que es momento de que @Jack se marche de la compañía. Concretamente hablamos del grupo de inversión Elliott Management Corporation, el cual se ha hecho con un 4% de las participaciones de la empresa y ha propuesto cuatro candidatos a la junta directiva para que reemplacen a Dorsey.

Es decir, que el nuevo gran inversor de Twitter quiere que su cofundador y actual CEO abandone la empresa. Y los motivos pueden ser varios, como ahora veremos.

Por fortuna para Jack Dorsey, ahora mismo los empleados están de su parte, siendo el hagstag #WeBackJack el late motiv de los trabajadores, los cuales están contentos con la vuelta de Dorsey a la empresa. También le apoya en su causa el excéntrico y famosísimo Elon Musk, el cual le tiró un capote durante una conferencia anual de empleados de Twitter hace muy poco a través de una llamada de vídeo, a lo que hay que sumar el tuit que publicó ayer confirmando su explicito apoyo: “Sólo quiero decir que apoyo a Jack Dorsey como CEO de Twitter. Tiene un gran corazón”, reza el mensaje.

Pero entonces… ¿Por qué se quieren cargar a Jack? Pues por motivos económicos y políticos, como siempre. Si prestamos atención al tema monetario desde que Jack se puso al frente de Twitter en 2015 sus acciones han bajado un 6,2% (choca cuando Facebook ha subido en este mismo periodo un 125%). Y si miramos a la cuestión política es Jack Dorsey el último bastión ante la manipulación de los políticos y sus campañas en redes sociales, siendo el único gran CEO que se ha opuesto a que las campañas políticas se puedan publicitar en su aplicación, ya que esto crearía enormes diferencias entre los candidatos (político rico vs político pobre).

Pero, al mismo tiempo, desde la vuelta de Dorsey a Twitter la empresa ha vuelto a la senda de crecimiento de usuarios (que llevaba años estancada) y poco a poco está volviendo a ser rentable. Si esto es suficiente para el líder tecnológico está por ver -ni siquiera el experto y clarividente Casey Newton sabe qué va a pasar-, pero lo que sí tenemos claro es que se avecina una de las grandes luchas de poder del sector y que los próximos meses van a ser cruciales para el futuro de la red social.