Estamos ante uno de los movimientos más extraños del año (aunque en este 2020 ya nada nos sorprende) ya que une a una empresa perseguida en EE. UU y de éxito mundial con un antiguo gigante que hace años dejó de pintar nada en el sector tecnológico. Microsoft se ha quedado fuera de todo y el ganador de todo esto es TikTok… de momento.

Como recordaréis el ejecutivo de Donald Trump había puesto a TikTok en la diana, debido a que la compañía china, en palabras del presidente: no era de fiar. La sombra del espionaje era alargada y, como pasó con Huawei, el veto estaba sobrevolando a la compañía propiedad de ByteDance.

Por ello, desde TikTok comenzaron a dejarse querer en Estados Unidos, ya que según lo exigido por parte de la Casa Blanca la empresa china tendría que buscarse un socio americano si querían seguir operando. Si no, tendrían que abandonar su negocio en EE. UU. y eso es una parte del pastel demasiado grande.

Y ahí es cuando apareció Microsoft, un gigante con muchísimo poder en el sector y que, actualmente, no tiene en su poder ninguna red social, por lo que la asociación entre ambas compañías podía entenderse desde fuera y desde dentro., como socios con un mismo fin.

Y por eso la sorpresa ha saltado esta mañana cuando, en medios de primer nivel, leíamos que al final será Oracle quien se hará cargo de la administración de las operaciones de TikTok en Estados Unidos, después de que la empresa matriz china ByteDance haya rechazado una oferta más ambiciosa de Microsoft. La noticia se ha hecho oficial cuando esta mañana Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, confirmaba el acuerdo. Salvo catástrofe de última hora, TikTok seguirá operando en los Estados Unidos.

compra de TikTok

La jugada más natural, la que unía a Microsoft con TikTok, se ha venido abajo dos días antes de la fecha límite que desde el ejecutivo de Satya Nadella le habían puesto a la empresa china. Según personas cercanas a la operación, la propuesta de Microsoft era ambiciosa y quería separar por completo a TikTok Estados Unidos del resto de franquicias, desligando así de verdad a la empresa de su matriz china. Y es esto, precisamente, lo que habría tirado para atrás las negociaciones.

En cambio el trato con Oracle tan sólo pone a estos últimos como socios, teniendo así apenas peso en la empresa y exponiéndose tan sólo como un parche para conseguir el aprobado de la Casa Blanca. Según explican en The Verge: Aún no está claro qué implica exactamente el estatus de “socio tecnológico de confianza” de Oracle, pero definitivamente no es una venta, y es poco probable que Oracle se haga cargo de alguna operación importante de las oficinas de TikTok en EE.UU.

“Un acuerdo en el que Oracle se hace cargo del alojamiento sin tocar el código fuente y sin cambios operativos significativos no resolvería ninguna de las preocupaciones legítimas sobre TikTok“, explicaba Alex Stamos en Twitter, ex jefe de seguridad de Facebook, “y la Casa Blanca aceptando tal acuerdo demostraría que este ejercicio fue una estafa”.

Como veis, el acuerdo ha despertado el malestar de los expertos, ya que el papel de Oracle no se entiende (si es que tiene alguno aparte de ser un mero parche), y a que la posibilidad de vigilar a TikTok se esfuma sin remedio. Ahora le toca mover ficha a Donald Trump… ¿nos sorprenderá?