Ayer se lanzó la MTA MetroCard con el logo de la marca Supreme en la ciudad de Nueva York.

Se puede adquirir como una MetroCard normal, aunque sólo está disponible en algunas estaciones seleccionadas de Manhattan, Queens y Brooklyn como: Broadway-Lafayette (enfrente de la tienda de Supreme en Manhattan), Prince Street (a dos manzanas de la tienda), Spring Street (a tres manzanas), Atlantic Avenue, Union Square, Marcy Avenue en Williamsburg, Queens Plaza o la calle 125 en Harlem.

Si no has tenido la ‘suerte’ de poder comprar una tienes la posibilidad de hacerlo en eBay, donde hay varias docenas de reventa disponibles, incluso algunas de de ellas a la venta (misteriosamente) antes de que se pudieran comprar en el metro.

Los precios oscilan entre los $50 y los $999,99 (no, no he puesto un 9 de más) y sí, es muy probable que alguna decida pagar ese precio para una MetroCard normal y corriente en la que la única novedad es que está brandeada con el logo de la popular marca de streetwear.

Ni la MTA ni Supreme han anunciado cuántas tarjetas han sacado a la venta pero todo apunta a que se trata de una pequeña campaña publicitaria. En la web de MTA se comunica que las tarifas por tarjetas de publicidad cuestan ¢51 por tarjeta para las primeras 50.000 a 124.999.

Estas tarjetas forman parte de la campaña de la nueva colección primavera/verano 2017.

En el lanzamiento de la pasada colección otoño/invierno 2016, Supreme sacó una edición limitada de un ladrillo con el logo de la marca a un precio de $30, el cual se agotó en cuestión de minutos. Pero lo más inquietante de esta historia es que alguien, con ciega lealtad y fe en la marca, pagó en eBay $1.000 por ese mismo ladrillo.

Así que no nos extrañará cualquier desorbitada cifra que se pague por una MetroCard con el mismo logo porque, ¿cómo no vas a pagar lo que sea por ir en metro y que todo el mundo vea que eres uno de los pocos afortunados que tiene la MetroCard de Supreme, eh?