Si bien la Luna está siendo protagonista en Rewisor desde hace unas semanas (seamos sinceros, las noticias que surgen sobre ella son de lo más curiosas), la información que hoy os traemos es de las que te hacen exclamar un “WTF” porque, como bien reza el dicho: la realidad siempre supera a la ficción.

La NASA quiere ponerle 4G a la Luna. Sí, como lo has leído. La agencia espacial estadounidense está embarcada en una misión que planea poner antenas de red 4G en el satélite terrestre. Por supuesto, la medida tiene una justificación lógica, no es un plan de Movistar por ampliar la cobertura rural.

[Ese astro que vemos desde la Tierra tendrá mejor cobertura que tú – Crédito: Unplash]

Y es que todo esto se engloba dentro de los planes de la NASA de construir una base lunar que permita la presencia humana en el satélite. Para ello la Agencia otorgó 370 millones de dólares a más de una docena de compañías, la cuales tienen ahora que desarrollar y desplegar distintas tecnologías en la superficie lunar. Entre las innovaciones se incluyen cosas como la generación de energía a distancia, congelación criogénica, robótica, aterrizajes seguros… y, obviamente, 4G.

El motivo de desplegar este tipo de red no es otro que el de mejor las actuales comunicaciones por radio que ahora mismo hay desplegadas en la Luna. Y es que, pese a la inminente llegada del 5G, 4G da una cobertura bastante fiable y con bastante alcance.

Y, ¿qué empresa es la que está desarrollando el despliegue del 4G en la Luna? Pues Nokia. La otrora compañía que lideró el sector móvil en los años 90 y principios de los 2000, a través de sus Laboratorios Bell, ha recibido 14 millones de dólares para llevar a cabo el proyecto.

[El objetivo del 4G en la Luna no es otro que el de mejorar sus comunicaciones – Crédito: Unplash]

Por si os lo estáis preguntando, el 4G permitirá que los astronautas transmitan datos, controlen los vehículos lunares, naveguen en tiempo real sobre la geografía lunar –¿Google Lunar Maps?– y transmitan vídeo en alta definición. Como veis, el mismo uso que le damos al 4G en la Tierra, que pese a verlo como algo banal es, en realidad, algo vital en nuestro día a día.

Parte de la innovación que está desarrollando los Laboratorios Bell viene en las torres de 4G, ya que las terrestres son muy grandes, además de consumir enormes cantidades de energía, y lo que están investigando nos daría centrales mucho más pequeñas y mucho más eficientes, lo que es perfecto para empaquetar en un cohete que va dirección a la Luna.