Se trata de la planta hidroeléctrica más grande del mundo. La presa Tres Gargantas situada en el curso del río Yangtsé en China. La mayor parte de la cuenca del Yangtsé presenta abundantes lluvias, principalmente en primavera y verano. Su aportación media anual es de 1.000 km³: ¡unas diez veces la de todos los ríos españoles juntos! y es el tercer río más caudaloso del mundo tras el Amazonas y el Congo.

Para esta presa se invirtieron 17 años de construcción dividida en 3 fases durante los años 1993 y 2009. Con sus 22.500 MW de capacidad es la central hidroeléctrica más grande del mundo. En 2014 alcanzó la producción anual de 98,8 TWh anuales, un récord a nivel mundial. Al tratarse de una fuente renovable de energía, la presa ha supuesto la reducción de unos 100 millones de toneladas de dióxido de carbono, lo que supone una buena noticia para el medio ambiente en China.

[Imagen del río Yangsté. Fuente: Tan Wei Liang Byorn]

Otro de los motivos por los que se construyó a esta presa fue para evitar las inundaciones. El esquema de operación del embalse se basa en bajar el nivel del agua desde finales del mes de mayo a principios de junio, manteniéndose durante toda la época de monzones (hasta el final de septiembre). Esto permite disponer en la época de crecidas de un volumen adicional para su control de 22.150 hm³ (el 56,3% de la capacidad del embalse), lo que hace que la presa pueda jugar con sus reservas y capacidades evitando así las inundaciones en las épocas más lluviosas.

[Imagen de la presa Tres Gargantas. Fuente: Yao YilongImaginechina/AP Images]

Pero no todo fue de cara en esta “mega construcción”, y aquí unos ejemplos: las áreas locales cercanas al embalse sufrieron una grave inundación en 2010 que provocó el desplazamiento de 1.240.000 personas; las aguas del embalse se encontraban contaminadas ya que las salidas de vertidos industriales creadas durante el año 1990 no se tuvieron en cuenta durante el diseño del embalse; el estancamiento que sufren las aguas en un embalse produce un aumento de la toxicidad de las aguas de vertido, etc.

[Imagen de la ubicación de la presa Tres Gargantas. Fuente: International Rivers Network]

Aún a día de hoy siguen probando medidas para paliar el impacto medio ambiental generado en el agua. Sin contar con el impacto en la fauna que provoca una alteración del territorio. Especies como el delfín chino, el esturión chino y el esturión del Yangtsé, típicos de esa zona, se vieron gravemente afectadas.

En 2018 saltaron las alarmas. Como se aprecia en la próxima imagen, la línea recta que formaba la presa había sido modificada a lo largo de los años. La administración de la planta, así como la prensa China, anunciaron que era un problema de las imágenes satélite tomadas por Google. Además los datos recogidos de los últimos años sobre el funcionamiento de la presa eran “normales” y añadían que la represa está en un “estado elástico” y que se producen pequeñas deformaciones aunque todos los indicadores están dentro de un rango aceptable del diseño original.

[Imágenes del cambio en la pared de la presa. Fuente: Google Maps]

La presa está modificando el eje de la Tierra

Aunque cueste creerlo, diariamente se producen cientos de incidentes que alteran el movimiento rotatorio del planeta. El Tsunami de 2004, el terremoto en Chile en 2010 y el terremoto en China en 2011 son casos concretos que cita el geofísico del laboratorio de la NASA en Pasadena, California, Richard Gross, en sus informes. Este científico apunta a que los terremotos pueden desplazar hasta cientos de kilómetros de rocas en espacios muy reducidos, modificando con ello el interior de la Tierra  y afectando a la rotación de la misma.

El efecto del patinador sobre el hielo. David Kerridge, al mando del equipo de Investigación Geológica de Reino Unido, lo explica así: “Cuando una patinador sube sus brazos cuando está dando vueltas consigue ir a más velocidad. Es la misma idea: la tierra está girando y si cambia la distribución de la masa, el tiempo de rotación cambia.

[Imagen de Unsplash]

En los casos anteriores de terremotos y tsunamis su impacto ha sido en el acortamiento de los días en 1,26 microsegundos (millonésimas de segundo), pero también podría ocurrir lo contrario. Según recoge la CNN, en base a estimaciones científicas, las dimensiones y la capacidad de la presa de Tres Gargantas a día de hoy, la megaconstrucción está modificando poco a poco el eje de rotación de la tierra. Eso sí, si la presa de Tres Gargantas de China algún día llegase a su capacidad máxima -40 kilómetros cúbicos de agua- produciría, debido a su peso, un incremento apreciable en la duración del día de 0.06 microsegundos.

Cabe destacar que esta presa ha ayudado también a que esta pasada primavera no se inundara Wuhan, conocida en el mundo entero por la situación de pandemia que vivimos actualmente. No quiero imaginar como hubiese sido una crisis sanitaria sumada a una crisis climática.